35
Sergio Carrillo

Amor abreviado.

No éramos nada. Yo llevaba demasiado tiempo triste echando de menos algo que ya solo existía en mi recuerdo y que nunca más volvería a ser. Pero apareciste tú y de la noche a la mañana te convertiste en todo. Te filtraste rápidamente en todas las aristas que habían abiertas en mi y las rellenaste de un amor impetuso, intenso y urgente. Quizás a ojos de otros lo nuestro ni siquiera empezó, solo fue un calentón, un rollo intranscendente, sexo y buenas palabras. Pero claro que fuimos. Aunque durara poco, aunque tuviera que ser un amor abreviado.

Tuvo que ser breve poque no podría haber sido de otra forma. Porque no se puede poner límites a lo que eres. Porque nadie puede detener tu paso firme y siempre hacia adelante, mientras el resto del mundo camina en círculos y se equivoca en bucle. Porque otros necesitaban que los sacaras de las tinieblas del desamor y les ayudaras de nuevo a confiar en ellos.

Desde el primer momento supe que no podría retenerte, porque eso destruiría lo que éramos. Hubiera sido un error intentar que lo nuestro fuera eterno, porque lo hubiera convertido en algo diferente. Me hubiera equivocado. No, tuvimos que abreviar el amor para que siguiera siéndolo.

Así que eso fue lo que hiciste, no detuviste tu paso. Pasaste por mi vida como un viento huracanado que avivó los incendios que produjiste en mi alma y en mi cuerpo. Cuando el viento comenzo a amainar me enseñaste el camino para salir del bucle en el que estaba. Encendiste la luz para alumbrar mis pasos. Saciaste mi sed. Y cuando el viento se convirtió en brisa soplaste aire fresco en mis velas para que pudiera seguir avanzando cuando ya no estuvieras.

Ese fue el regalo de tu amor abreviado, enseñarme el camino para salir del desamor y volver a creer en mí. Para recomponer mi autoestima. Para volver a ser fuerte, valiente y poderoso.

Después tuviste que irte, porque ya hiciste todo lo que podías hacer por mí. El vendabal que desatastes a mi alrededor consiguio que derpertara de mi letargo. Justo eso fue nuestro amor breve, un despertar. A medio camino entre la caricia y el terremoto. Para hacerme ver que nuestra brevedad solo era el principio de lo que estaba por llegar.

Publicado la semana 35. 01/09/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
35
Ranking
1 95 0