01
Pluma de ganso

Nuevo texto

Elogio de la lectura

 El viajero triste abrió distraídamente el libro. Lo había olvidado sobre el asiento un turista apresurado que había descendido en la estación anterior.  Paseó la vista página a página, absorto en sus  pensamientos, hasta que lo abandonó  de nuevo en el mismo lugar  de donde lo había tomado.

      Nada más colocarlo en el asiento, subió al convoy un nuevo pasajero que saludó y se acomodó sin demasiados formalismos. El recién llegado, descubrió de inmediato el libro reposando en la plaza de al lado.

      — ¿Me permite usted el libro? —preguntó  cortés.

   El viajero triste se lo tendió solícito. Cuando vio que el nuevo pasajero se enfrascaba en la lectura le escrutó con interés. El recién llegado leía con delectación. A veces sonreía  imperceptiblemente. Otras, movía ligeramente los labios como si hubiera descubierto un pasaje interesante. A menudo, asentía con gestos lentos de cabeza y pasaba página.  El viajero tristón tenía la vista fija en el lector y el asombro le había congelado aquella sonrisa burlona del principio.

    Pasaron veloces apeaderos anónimos y  algunas  estaciones secundarias. El lector parecía cada vez más satisfecho del hallazgo.  A veces, entusiasmado sonreía al viajero triste por encima del libro y el viajero le devolvía tímidamente el  gesto.

     Era evidente que el libro estaba obrando en el recién llegado  el efecto que a él le había  negado. ¿Cómo puede un libro arrancar a una persona  tales  gestos de  complacencia? pensó. ¿Qué magia la de la lectura que a unos aburre y a otros conmueve?

       Al acercarse a  Torrelavega,  el segundo pasajero depositó el libro en las  manos del viajero triste y, sosegadamente, se compuso la ropa.

      — ¡Ah!   —suspiró—. No hay nada como un buen libro para alejar penas y aventar preocupaciones.  No hay medicina como la lectura. Se lo aseguro  —dijo mientras se ponía en pie y recogía su maletita verde de la red de equipajes.

      —Seguro que si…   —balbuceó sorprendido el viajero triste.

       —Ha sido un placer, pero esta es mi estación.

     Hizo ademán de salir del compartimento pero reparó en que no se había presentado.

      —Lisardo Huete, maquinista jubilado de la “Compañía. Cantábrica de Caminos de Hierro”.

        Sobre el asiento vacío reposaba el “Horario de Ferrocarriles del Norte de España”.

Publicado la semana 1. 04/01/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
01
Ranking
0 175 1