42
Miguel Angel

Noches de insomnio, mañanas fúnebres

Cada vez que respiro, cuando me mareo, al sentir el corazón escaparse por mi boca, tu recuerdo me alivia, me entristece.  Añoro tus abrazos, siempre desinteresados, siempre amables. Añoro como eres, anhelo que me llames, que me saques, que te rías, que me hables. Me agoto de vivir, me muero en cada instante.  Esa luz que velaba, esa tan galante, ahora es la luna que aparece cada tarde. Y tiemblo y me asusto, sufro de un pánico luctuoso. No lloro, no puedo; que bello  sería ahogarme en mis propios ojos. No pienso, actúo. No rio, me obturo. Me duele cada uno de los días que sufres, que sufro. Te ansío sin prisa, te espero sin sangre. Nuestras vidas se acercan, aunque no sepamos ni cuanto ni dónde.

Publicado la semana 42. 24/10/2021
Etiquetas
Nunca, ahora, siempre
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
42
Ranking
2 82 0