08
Marc Llorente

MICROMONÓLOGOS CASI TONTOS. El comienzo de una hermosa amistad

Estaba solo en ese lugar cuando el reloj marcaba las ocho y veinte de la tarde. Me senté. Pasaron algunos minutos y la situación no varió. No podía hacer otra cosa. Esperar que alguien acudiese a la cita. Pero el silencio dominaba el paisaje.

Verse así no resulta muy estimulante. A cualquiera le gustaría, seguramente, que hubiera alguien más. Dos personas. Cuatro. Quince… No muchos en estos momentos. Estaba solo en ese lugar y no podía hacer nada para evitarlo. No me extrañó demasiado. Suele ser la tónica habitual desde hace tiempo. Ahora más.   

Parece difícil que sea así. Hay tanta gente… Depende de para qué, hay más o menos. En este caso, el vacío estuvo únicamente paliado por una presencia. ¡La mía! Una pálida cita a la que solo había acudido yo. Confieso que hubo otras veces en las que pasó lo mismo. Es fácil ir al cine y no encontrar a nadie, excepto a los personajes de la película.

Las salas estaban llenas hace años, y una vez me encontré con Bogart en blanco y negro. Y con aquel pianista del Café de Rick. «Tócala otra vez, Sam», le dije, y cantó El tiempo pasará. ¡Cómo pasa el tiempo! En Casablanca no. Ricky está siempre igual. No cambia. Ni Ilsa. «Siempre tendremos París», le dice él a ella tras reencontrarse y al despedirse ambos para siempre en un aeropuerto húmedo, con una lágrima y niebla.

En otra ocasión saludé a Charlie en La quimera del oro y se comió una bota porque tenía hambre. Recuerdo que Groucho me invitó a tomar una rica sopa de ganso junto a sus hermanos. Yo sí pertenecería a un club que tuviera a alguien de socio como él.

Y me acuerdo que Jack, en lugar de estar en El apartamento, estuvo una noche en la calle pasando frío con su gabardina, un sombrero y el pijama debajo. También tuve ocasión de abrazar a Woody en Manhattan, que estaba en apuros con sus difíciles y conflictivas relaciones de pareja…

Aquí estoy otra tarde en el cine con la sala vacía. Solo. La película está a punto de empezar. Llega una espectadora y se sienta cerca. Me mira atentamente. «Presiento que este es el comienzo de una hermosa amistad», dice evocando a Bogart. Es posible. Puede. Tal vez.     

 

Pincha estos enlaces de cine  https://youtu.be/74UVqjvXHI4  https://youtu.be/JR7AXXDrEAA  https://youtu.be/iMTJ9NP0Dkg    https://youtu.be/JtGgWpx9lHA  https://youtu.be/JEoEGW4Hb9w  

Pincha este enlace musical  https://youtu.be/W2Mb-KWIP5M. Y lee el texto nuevamente, despacio, escuchando esta pieza         

Publicado la semana 8. 22/02/2021
Etiquetas
Jazz , Reflexiones de Película , Con un café, claro , cita
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
08
Ranking
3 494 0