50
Marc Llorente

MICROMONÓLOGOS CASI TONTOS. Tonto de Navidad

1

Mi mujer acaba de tener un hijo entre un buey y una mula. El parto, bien, gracias. He tenido que ser la comadrona en un pesebre que no está mal. No es gran cosa, pero tiene un techo del que no todo el mundo puede presumir.

Cuando Jesús sea grande le enseñaré el oficio de carpintero para que se pueda ganar la vida. Hay tanto paro por ahí… Este niño es un milagro, ya que mi señora es virgen.

En este portal de Belén hay estrellas, sol y luna al mismo tiempo, y los pastores traen a la criatura requesón, manteca y vino. No sé muy bien para qué. Porque solo toma tragos de leche. Yo hubiese preferido una vaca… o un pavo.

Los Reyes Magos vendrán en una carroza y lanzarán confeti. Quieren traer al recién nacido un poco de incienso, oro y mirra. Tampoco sé muy bien para qué. Podrían traerle pañales, un chupete o un sonajero y no esas otras tonterías. Incluso podrían traer un roscón con sorpresa, sorpresa, o carbón. Yo pongo las astillas y podríamos calentarnos con este frío.

En la noche de fin de año organizaremos un cotillón. Bailaremos sin música, porque no hay, y nos emborracharemos con gaseosa. Como no puedo pagar la mensualidad del portal, el dueño nos va a poner de patitas en la calle.

Me parece que cogeremos la mula y nos vamos a Egipto… Seremos refugiados o inmigrantes sin papeles para ganarse el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

Un tal Herodes, el rey, que es un envidioso, quiere perseguir a los niños, santos inocentes, y no quiero jaleos con él. Quizá algún día vayamos a hacer turismo a Judea. O no. No sea que crucifiquen a Jesús. Ya veremos.    

2

Por lo visto, otra vez es Navidad, aunque para mí lo es durante todo el año. El árbol lo tengo siempre en un rincón, y los demás adornos navideños no los quito nunca. Así no hace falta colocar las cosas nuevamente. Me gusta tenerlas para estar muy feliz como cualquiera lo está cuando llega el periodo navideño.

Sonrisas, risas, alegres saludos, buenos propósitos… Toca eso porque para algo están las tradiciones. Es obligatorio cumplirlas. Manda el guion y no podemos salirnos de él porque le pueden meter a uno en la cárcel. La gente compra sin parar. Come, cena, bebe, vuelve a comer y consume compulsivamente. Pues vale.   

Las calles están llenas de luces y hasta los policías sonríen. Felicitan las Pascuas y obsequian polvorones. Por todo ello, debería ser Navidad permanentemente. Y todos tan contentos comiendo turrones y brindando con cava a lo largo del año. Yo siempre llevo un gorro de Santa Claus, donde se ponen los gorros, y soplo un matasuegras o dos. 

Soplen ustedes también y ya verán lo felices que son soplando. Canten villancicos no solo ahora, sino en primavera, verano… Toquen panderetas y zambombas y disfruten en sesión continua. Pidan el aguinaldo al vecino y regálenle mazapán. Inviten a los pobres a tomar besugo para que todas las noches sean una noche buena.

Jueguen a la lotería cada semana. Busquen el premio gordo y que no les toque la gorda. Hagan bromas sin pausa. Que no les echen del pesebre por falta de pago, ni que se arme la marimorena. Lancen ustedes serpentinas y confeti…

Felicítense y feliciten como ordenan las buenas costumbres, y si no tienen ganas de reír, rían a carcajadas. O aviso a un guardia. ¡Avisados quedan!

 

Pincha estos enlaces de cine  https://youtu.be/Rvsg-Qs6coA https://youtu.be/YDN_Ce0HdQI  

Publicado la semana 50. 13/12/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
50
Ranking
5 287 0