08
Manuel Avilés

Piquetes de alma

¿Qué hubiera sido de mí si no te encontraba antes? Me esperaste bajo el árbol de peras impregnado de cal, sin dar respuesta al futuro. No recuerdo tu vestimenta, el rosa ni el amarillo iban bien con tu fachada; quiero imaginarte vestida del púrpura más extraño del universo, incluso de negro: ese color va perfecto con tu personalidad. Me regalaste mis primeros tragos, los segundos, me los vendiste. Me viste dormir debajo de un puente y lanzaste el último cigarro al río, te robaste dos manzanas. La franqueza que ofertaste a mis ojos confundidos dejó volcar la infancia que mi memoria pierde apenas los segundos pasan, pero ¿qué más da? No te estoy pidiendo vida, ni fuerza ni voluntad. Pese a creer que ya no te amo, sé que tampoco te detesto, es innegable encontrar salud en ti ¡Quién diría que eres perpetua! ¡Quién dirá que tras mi muerte tu momento no llegará! Fue grato saborearte, llenarme de tus deliciosos jugos, experimentar el escalofrío que causabas en mi brazo derecho, pero sobre todo, encontrar en ti un motivo para no vomitar hacia afuera. No me hago el valiente, tampoco el responsable, sabes que me estaría engañando. Pero ahora que los perros ya no ladran, que la caricia del aire ya no quema y que mis ojos se cierran despacio, me despido de ti. Aunque es un efecto momentáneo, te dejo, querida ansiedad, sé que por la mañana me estarás esperando.

Publicado la semana 8. 22/02/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
08
Ranking
2 305 0