16
Manuel Avilés

Me cuesta un huevo desprenderme de las historias

Debo expresarte, estimado lector, que me cuesta un huevo desprenderme de las historias. En México, el huevo es una representación estética del testículo, que a su vez es una representación metafórica de la fuerza, el poderío y la vitalidad; mas en léxicos poblados de fanatismo purista, tiende a ser sólo un órgano peludo que a menudo genera comezón.

Como te decía, es bien complicado agarrarte los huevos para tomar una idea medio hilada, analizarla y determinar que está de la mierda misma. Propiamente, en mi país, cuando te agarras los huevos sabes que no hay vuelta hacia atrás. Agarrarse los huevos es proporcional a realizar todo lo que debe y puede ser, pero que no quieres que sea, ¿por qué? No sé. Por otro lado, el que algo esté de la chingada, no es más que la afinidad para encontrar motivo, situación o circunstancia para hacerla desgraciada, igual que el desgraciado que me pidió una caguama y no me la devolvió.

Aquí la caguama es sagrada. Sabrás pues, aunque los contextos de la cerveza sobrepasan fronteras, localmente la caguama hace ver a los muchachos más muchachos, y a las muchachas, más muchachos. No es un juego de palabras, de verdad. Mi país es machista y a veces es complicado llevar esos temas con la banda.

Si no me equivoco, la caguama es una especie de tortuga redondita que está en peligro de extinción o algo así. La caguama, como alojador de cerveza, no es redondita ni está en peligro de extinción, pero es deliciosa. No sé si las tortugas son deliciosas, pero las contingencias hacen ver a los bebedores de cerveza que las caguamas  son más deliciosas cuando dejan de abundar.

Te comparto que antier me deshice de varios textos que estaban tan mal hechos (como este) que casi las lágrimas me salen. Precisamente, la banda, igual que mis lágrimas, salen para respaldarte. Cierto, la banda es sinónimo de los compas; los compas son sinónimo de los individuos que te invitan chelas y que te alivianan cuando sigues pensando que un vato te debe una caguama.

Es cagado que te cuente lo que te cuento, escuchando rolas tristes. Ciertamente, la música me toma por los huevos y me acompleja de a madres. Porque lo cagado es lo chistoso y la música es chistosa cuando no te toma por los huevos. Pienso que las historias de que uno se desprende no deberían de agarrarte por los huevos, aunque sean cagadas. Aquí lo cagado genera gracia, por eso es cagado, porque genera risa en los públicos, porque gustamos de reírnos de lo cagada que es la situación ajena.

Ese es el pedo de desechar historias y de ingerir caguamas, las cosas se van olvidando. Las hojitas en que tenía mis cuentos, donde había un chingo de compas, de vatos desconocidos y de  individuos que me cagan los huevos, se van perdiendo, como si me dijeran “está bien, está bien”. Por eso mejor me largo como tonto.

Muchas veces las historias ni siquiera deberían de ser escritas. No deberían hablar de huevos, a menos que sean revueltos, ni de las caguamas que me bebo en la tiendita de Doña Rosa, ni en los proverbios chinos que leo en Facebook y en cuanta red social me encuentro.

Bueno, hoy por la mañana encontré una historia que no me cagó los huevos, es más, pensé que sería bueno no deshacerme de ella, así que imagina que te la estoy leyendo muy cerca del oído y que mi aliento huele a caguama:

Perdones infinitos. Llagas perpetuas. Calambres en el pie. Gratitudes, despedidas. Devastado, iracundo. Todo cae. El remordimiento es perdón ajeno. ¿Todo es una broma negra? Puedo levantar 15 rocas. Felicidad ociosa, muerte dinámica. Sale de la tumba, el tipo está cantando. Ahí está mi padre. Huele a conservador artificial. Patrones. Él no, el siguiente. Da vuelta al mismo pino. Metáfora tonta. Tonto bebé.  Una vida, casi ninguna.

La dejo aquí para recordar que me genera mucho conflicto desprenderme de las historias. Sé que me cuesta un huevo y que valen menos que una caguama en peligro de extinción, pero ayer cuando platiqué con ella me di cuenta que estaba enamorado.

Publicado la semana 16. 19/04/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
16
Ranking
2 258 0