06
Little Boy Lost

Memento Mori

 

Ain’t it just like the night?

To play tricks when you’re trying to be so quiet?

We stand here, stranded,

Though we’re all doing our best to deny it

And Louis takes a handful of rain,

Tempting you to defy it…

 

Cuando me di cuenta, estaba viendo la luz al final del túnel. Estaban sacándome del agua, embarrado de sangre y placenta. Me miraron mientras lloraba (aunque creo que algo que no era yo lloraba por mí), me nalguearon, me tomaron del tobillo y me dieron vuelta mientras veía el mundo boca abajo y veía a una madre que no era mi madre. Me envolvieron en cobijas como un tamal, me limpiaron la sangre, me cortaron el ombligo, me tomaron en brazos y me vieron con una dulzura con la que no recuerdo me hayan mirado hace tanto. Recordé la primera vez que lloré por amor, y mi vieja me besaba los dolores, acariciándome la cabeza mientras me sorbía los mocos. Recordé esa mirada. Lloré, tuve hambre, succioné una teta con desdén y me dieron leche con sabor a jugo de melón. Dormí aunque no quería dormir.

 

Lights flicker from the opposite loft,

In this room the heat pipes just cough,

The country music station plays soft,

But there's nothing, really nothing to turn off…

 

Lloré todos los días por la vida que extrañaba, lloré en la madrugada por mi esposa, y lloré por mis hijos. Se despertaron con ojeras, madrugaron y me ahogaron un biberón en la boca. Lloré tan fuerte que me cagué encima, y me limpiaron el culo con asco. Yo quería hablar y decirle a la gente que todo esto parecía ser una confusión del destino, y que me encontraba en otro cuerpo por accidente, pero solo balbuceo y me babeo mientras me miran con ternura. Lloré por mis libros, por el tiempo perdido en el bus sin hacer una mierda, lloré por los días que me sentí invencible y morí tantas veces.

 

Just Louise and her lover so entwined,

And these visions of Johanna that conquer my mind—

In the empty lot where the ladies play, blindman's bluff with the key chain,

And the all-night girls they whisper of escapades out on the "D" train—

We can hear the night watchman click his flashlight,

Ask himself if it's him or them that's insane…

 

Pasé muchos meses llorando – hasta ahora. Creo que estoy condenado a vivir de nuevo. La verdad cada vez me olvido de más cosas. Ya no me acuerdo muy bien de la primera vez que vi a mi esposa, ni de cómo se llamaba mi segunda hija. A veces se me olvida cuál fue la causa de mi muerte, ahora mismo, de hecho, creo que no estoy seguro de si me mató una pandemia o un sicario. No, no. Me morí de tos. ¿Dónde nací? ¿Dónde viví? Qué bueno era caminar. Caminé mucho, yo creo. Ahora no puedo. Me cargan a todo lado y la gente me hace caras. Hijos de puta todos. Me cargan en el bus y me hacen caras, me cargan en la calle y me hacen caras, me tocan las mejillas me levantan en el aire y me les vomito encima. Idiotas. No hay un puto día en el que no me hagan reír aunque no quiera reírme (pero qué buenas son las cosquillas en los pies).

 

Louise, she's all right, she's just near,
She's delicate and seems like the mirror,
But she just makes it all too concise and too clear
That Johanna's not here…

 

Igual no sé si es que merecía morir. ¿Merece uno morir? ¿En base de qué se determina si está bien o mal que alguien muera? La verdad creo que cada vez se me va desdibujando lo que es… morir. El concepto es poco claro, aunque sé que estoy muerto, y voy a estar muerto siempre. La verdad cada vez me acuerdo de menos. Me pusieron al frente de este espejo, y me miro la cara, la inutilidad, la papada, el relieve del pañal, mis manos gordas, mis ojos perdidos. Me miro a mí, me toco la cara, me levanto los pies, me caigo de espaldas. No me puedo parar, no puedo dejar de chuparme el dedo, no puedo hablar, no puedo leer, no puedo cantar.

…Pero en el fondo del parlante está esa canción. Me voy olvidando de todo excepto de la primera vez que escuché esta canción. Lloré pensando en mí mismo. Lloré viéndome en el espejo, sabiendo que me iba a tomar otros veinte años redescubrir lo que significaba esa canción. Lloré sabiendo que no podía bailar. Lloré pensando en todas las veces que lloré con esa canción al fondo de la habitación, y ahora que estoy muriéndome –o viviéndome de nuevo— ahora que estoy condenado a vivir de vuelta, a aprender de nuevo, a ser otro yo, lloro porque se me va a olvidar el sonido de la armónica, y el primer acorde de la guitarra. Lloro y me miro con impotencia mientras me cargan. Me miro mientras me alejan del espejo, y se me va olvidando esto que escribo. Chau.

 

The ghost of 'lectricity howls in the bones of her face,

Where these visions of Johanna have now taken my place.

 

 —Mira, está balbuceando.

—¡Creo que va a hablar! A ver, mamáaaaaa, mamáaaaa

—Ch-ch-chau.

Publicado la semana 6. 11/02/2021
Etiquetas
Visions of Johanna - Bob Dylan , Marco Aurelio , Escuchando la banda sonora. En serio.
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
06
Ranking
0 45 1