07
Francesco ProBcn

Compañeros de trabajo

―No tenían lo que me pediste, tío. Pillé esos dos: vainilla con nata y el de doble chocolate. 

―Hombre, si te dije que lo quería con chocolate blanco…

―Pues te estoy diciendo que no lo tenían, Jony. Pillate el que quieras de estos dos. Es que a mi me da igual.

Jony agarró el helado con sabor a doble chocolate. Luego mirando hacia su compañero, dijo:

―Me comeré ese, que por lo menos tiene doble de chocolate. ¿Te mola a ti la vanilla o que?

―Que más te dá Jony, ya has abierto el tuyo y te lo estás comiendo, tío. Me la suda lo del helado. ¡No estamos aquí para comer un puto helado!

 

Al decir eso, Carlos tiró los envoltorios de los helados por la ventanilla y puso el coche en marcha. Después de unos minutos de silencio, Jony seguía saboreando lentamente su helado. De repente, soltó:

―Me extraña que no eligieras el de doble chocolate, Carlitos. Está que te cagas. Quiero decir, si ponen la palabra “doble”, por algo será. ¿No crees?

Carlos le miró como se mira alguien con quien has perdido toda esperanza de entablar una discusión sensata y siguió conduciendo sin añadir palabras. Al cabo de un rato, llegaron a la dirección que Carlos tenía apuntada en un trocito de papel.

 

―Ahora dime la verdad, Carlos… Si pudieras volver atrás, ¿te pedirías el de doble chocolate, o que? 

Después de escupir estas palabras, Jony soltó una carcajada que hizo que Carlos cambiase radicalmente de expresión.

―Oye, a ver si te enteras, Jony. Estamos aquí para colarnos en un apartamento y matar a un puto hombre. O dejas de decir tonterías y te centras en el trabajo o te juro por mi madre que te dejo aquí tirado en una calle de esta maldita urbanización.

Publicado la semana 7. 21/02/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
07
Ranking
1 166 0