46
Enrique Palomo

Junto a la Estrella Polar

JUNTO A LA ESTRELLA POLAR

 

            Isadora era una estrella pequeña que cada noche lucía al lado de la famosa Estrella Polar. Aunque siempre soñó con tener una luz poderosa capaz de dominar el firmamento, se encontraba orgullosa de su pequeño fulgor y soñaba con inspirar una bonita canción o con guiar a algún barco perdido camino de la costa. A la estrella Isadora le encantaba mirarlo todo desde su sitio en el universo: a la gran ciudad de luces artificiales y al campo silencioso, y brillaba con ilusión tanto para aquellos que miraban al cielo cada noche como para aquellos que nunca tenían tiempo.       

            Entre todo lo que podía contemplar, nada atraía más su atención que una casa solitaria en el fondo de un valle, donde un niño yacía día y noche en la cama. Su enfermedad le impedía salir a jugar con sus amigos y al anochecer su mirada débil no alcanzaba a ver las estrellas. Isadora decidió entonces que tenía que ayudarle y le pidió permiso a la vieja Selene para acercarse al niño. - Es muy generoso por tu parte, Isadora – le dijo Selene – pero debes tener mucho cuidado, pues el calor de La Tierra hace que las estrellas vayan perdiendo toda su luz hasta desaparecer. Este consejo no hizo vacilar a Isadora, quien cada noche se deslizaba por medio de un rayito de luna hasta la ventana del niño. Allí le dibujaba destellos fabulosos en su habitación y el niño imaginaba ser un intrépido explorador, un heroico astronauta o un poderoso futbolista, y aunque la estrella iba debilitándose cada día, disfrutaba con la sonrisa del niño.

            Así sucedió cada noche hasta que el niño pudo levantarse de su cama y asomarse a la ventana para contemplar las estrellas por sí solo, pero para entonces la luz de Isadora se había apagado casi por completo. Por ello la vieja Selene, conmovida ante la generosidad del pequeño lucero, transformó su última chispa de brillo en la estrella más rutilante del cielo y así el niño se dormía cada noche reconociendo su bello titilar ante la satisfacción de Isadora.

            Cuando el niño se hizo mayor su oficio fue contar historias, y entre ellas figura la de esta pequeña gran estrella, que todas las noches brilla para todos nosotros al lado de la famosa Estrella Polar.           

Publicado la semana 46. 21/11/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
46
Ranking
0 17 0