07
Emilia Chamba

Nuevo texto 1

Echo de menos aquellos encuentros a las cuatro de la tarde, como acostumbrábamos siempre. Y es que a esa hora sentía un gusto por vivir, tranquilidad y equilibrio. Me mostraba oscilante y tornasolada. 
Repentinamente soltaba suspiros prolongados y profundos, y es ahí cuando de inmediato nos deteníamos y callados, sorprendidos y graves, nos mirábamos a los ojos: teníamos la certeza de que algún día llegaríamos a querernos. 

Cuántas veces recibimos juntos a montones el agua del cielo. 
Jamás lo encerré en mí, lo dejé ser, no lo juzgué, le di libertad para que respirara y sintiera la hermosura de lo que está fuera de mí. 

Él, ligero, agradable, lleno de beatitud por vivir, con la suavidad de quien no está atado a un destino. 

Yo, que cerré drásticamente puertas, dentro de mí, por donde ciertos sentimientos pasarían para realizarse. 
Me necesité libre, no podía soportar la opresión del amor grande, ni someterme a la tensión del más sólido; porque el amor no me ata tanto. 

 

Publicado la semana 7. 20/02/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
07
Ranking
0 73 0