02
Emilia Chamba

Hay días

Existen días en los que en cada persona que encuentro siento de repente algo parecido a la ternura.

Al hombre que vi bajando del autobús con su bolso de cuero en el lado izquierdo; sentí en él la dulzura que se siente por lo insustancial cotidiano, por la ordinaria insensatez humana, de quien puede ser un padre de familia que va a trabajar, por su casa modesta y alegre.

Hay días en los que la monotonía sin brillo de días similares, la ninguna diferencia entre hoy y ayer, me consumen. Pero aprovecho aquellos días para disfrutar de la mosca que me desvía, cuando pasa inesperadamente ante mis ojos, de aquella risa que se eleva desde cierta calle imprecisa, del sol que ha regresado después de varios días de lluvia, de aquella mujer que utiliza aquel sol seguro para colgar mucha ropa con ayuda de su hija, en aquellas cuerdas estiradas por los palos en la ventana alta de su casa.

Días en los que el cielo y la tierra se juntan, y provocan en mi alma una brisa que me hace andar con entusiasmo.

Aquello que veo, descubro y siento; todo lo que me rodea se ha vuelto parte de mí, se ha infundido en la emoción de la vida y de la carne.

 

Publicado la semana 2. 11/01/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
02
Ranking
0 246 0