08
Alicia14

Su recuerdo, ahora es dulce

Ciertamente su mirada era inaccesible, como un opaco cristal que dificulta ver con claridad.  Miento. Sí hubo una vez en que tuve un acceso total a él… (por milésimas de segundo); ese preciso instante en que su alma traspasaba el cuerpo, y su boca siempre rígida comenzaba a relajarse. Clavé mis ojos en los suyos, no quería perderme nada. Necesitaba asegurarme de que yo fuera lo último que el viera antes de morir; y ser también el último pensamiento que rondara su cabeza. No hubo necesidad de palabras. Él comprendió que le había llegado la hora de pagar el precio por cada caricia rechazada, humillación silenciosa, y del sufrimiento más hondo que una mujer puede experimentar: la total ausencia de deseo hacia una.

Fue mi reflejo lo que vi en sus ojos poco antes de que se cerraran para siempre. Mi reflejo manchado por un desesperado terror, implorando que le salvara. ¡Dios mío, que perversidad tan deliciosa recorrió mi columna vertebral!

Publicado la semana 8. 23/02/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
08
Ranking
0 193 0