04
Adrián Dordelly

El Portal de la Disneymagia

Escapo de mi Madre. Escapo del Manicomio...

Escapo del Manicomio en una noche lluviosa una y otra vez... salto del techo del Manicomio.

(MI SALTO ES AMARILLO: videopausa).

Romántica lluvia con sensación azul japonesa muy robot.

Llevo conmigo un anillo de Oro que alguien me dio a cuidar... ya no sé quién...algún otro loco que me lo ha de haber dado a cuidar... su Anillo Matrimonial...

Ahí, abajo del sol y abajo de la noche, donde la Luz y su claridad lastiman, ahí, en los Pabellones donde está internada pura Gente Lujosa... durante esa misma oscuridad en que escapo... mientras unos resplandores muy oscuros todo lo oscurecen aún más...

Corro por esos techos llenos de alambre de púas... atraviezo lo invisible... caigo desde la Azotea del Manicomio hasta la calle y entonces corro por Avenida Insurgentes entre los automóviles y sus luces encendidas... en lo que no deja de caer la lluvia. 

Respiro por la boca. Me he rapado el lado izquierdo de mi pelo para conseguir escapar... llevo los ojos pintados con delineador. Le he rezado al Cherokee que sale en la Marca que uso de mis Pantalones. La Magia está en mí. Estoy en guerra. Aullo con el puro pensamiento. La guerra y el caos se han vuelto mi Espiritualidad.

Un taxi se atreve a detenerse: “¡Ayúdame a escapar!”.

“¿De dónde?”, me responde por la ventanilla abierta el Taxista con una mirada que rebota en sus ojos con ojos de canica. “¡Del Manicomio!”, le respondo con mi Voz de más Mujer.

Cae la lluvia. La lluvia blanca que se me resbala por toda la cara. Las luces congelan el frío. Apenas puedo mantener los ojos abiertos.

“Ah... ¡súbete... así yo me escapé una vez de la cárcel!”...

Un Hermoso Viaje de Fantasía. Un Hermoso Viaje Mental... Disneylandia oliendo a las pantimedias de mi madre.

Disneylandia oliendo a Electroshock.

Cuando no tuve más remedio que crecer y convertirme en el aroma de mi verga. Y todo porque mi mamá no quiso que yo tomara el lugar de mi papá.

En el colchón, en el refrigerador y en la necesidad de ser golpeada... En esas cosas a ella no pude ayudarla yo.

Escapando de mi madre. Ahí voy yo.

Escapando hacia la Frontera del Norte... hacia Harlingen, Texas. Drogado y con mi rostro enfrentando a las nubes negras del horizonte... en un Tren que recorrió todo Veracruz... y yo, yo voy gritando como un Vaquero montado en su Potro... Viajando, viajando como un Loco viaja por su Propia Mente tan sólo...

Viajes de Fantasía... como cuando amanecí en la Enfermería, amarrado de brazos y de abdomen con correas de cuero en el Psiquiátrico San Rafael.

Correas Crujientes, como el Kentucky Fried Chicken.

Estoy teniendo miedo. ¿Qué hago aquí? ¿Cuándo es que el Amor dejó de servir para vivir? 

Se abre el Portal de la Disneymagia.

Un Hermoso Viaje con Mickey Mouse... Mickey Mouse... ¡un ratón impreso en cada uno de los Medicamentos que tienes que tomarte a la de a huevo! ¡A huevo! ¡Porque si no te tomas el pinche chocho, llamamos a Seguridad y ya sabes que con ellos o te los tomas, o te los tomas y ya cabrón! 

Cohetes Pirotécnicos enfrente del Castillo de la Bella Durmienta... Celebración en cuanto el Medicamento hace efecto... a mi me gusta que me hagan efecto... me gusta que las medicinas me hagan efecto... un efecto suave... como un beso de mamá... 

Xenaca preguntándome abierta de patas en la cama: “¿Quién es tu mamá? ¿Eh? A ver, ¿quién es tu Mamá?”.

Te recibe un Psiquiatra. Sus orejas son como las de Donald Duck. Todas las enfermeras son gordas, morenas y sonríen. Porque las Enfermeras Morenas Marranas también ligan con los Doctores y con los otros Enfermeros. La Enfermería es el primer paso para adentrarse en este Infierno.

El Psiquiatra te dice si el Boleto es Universal o Personal... en Disneylandia te dan chance a subirte a todos los juegos con el mismo boleto. Todos los Reinos, Todas las Tierras, la de Fantasía, la Tierra del Futuro, el Mundo Vaquero, todo Reino aquí necesita que te tomes un Medicamento antes de iniciar cualquier RIDE. 

Enamorada del Espacio, mi mamá también se enamora de Estados Unidos... y con cara de éxtasis religioso mi mamá se postra ante los Juguetes de Peluche que venden por todo Main Street. Pues Disneylandia es el Espíritu de los Manicomios hecho carne. Y mi Madre es la Reina Deforme de Disneyland. Disneylandia, Disneyworld o Disneyland.

Santa Disneylandia de los Manicomios, donde he nacido yo al Tiempo Presente desde la Dimensión Futura en que he sido lanzado a habitar estos Espacios Imaginarios. 

Bailan los Muppets enfrente del pasillo amarillo por donde entran los Enfermeros Macizos con sus caras hinchadas y resoplando de sudor a llevarte a la Enfermería del Hospital Mental.

Los enfermeros se besan. Sus erecciones se alcanzan a notar en sus pantalones de franela sin mancha. Las uñas de los enfermeros siempre deben estar muy bien recortadas. Aunque los enfermeros hagan ruidos espantosos cuando desgarran los medicamentos con las meras uñas... eso es a lo que ellos llaman LIMPIEZA.

... La Vaca Clarabella y Christopher Robin van vestidos de blanco, también, marchando en mi Imaginación. Marchando como enfermeros con la jeringa en alto. Atrás de mí. Nadie puede sentir los nervios de nadie. Nadie puede ayudarme... o así parece.

Nadie puede ayudarte. 

Publicado la semana 4. 25/01/2021
Etiquetas
Prodigy , La vida misma, el almuerzo desnudo, Muppets, In The Mouth of Darkness-John Carpenter, Jorge Luis Borges, caricaturas psicodelicas, caricaturas de los 70, Escape From Tomorrow Movie , En el baño , Disneylandia, Manicomio, Clinica San Rafael
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
04
Ranking
1 66 0