21
Sofi Col

Monólogo no-autoreferencial

Odio a la gente que fuma faso y te hecha el humo en la cara, a los que toman cerveza y se les cae en la remera porque están pasados, las fiestas en terrazas sin luz y con música fuerte, el olor a alcohol, el frío de invierno cuando estoy con pollera y que Ana me haya obligado a ir a esa casa para ver a su chongo. Chongo que conoció en un boliche y que no le da bola más que para verla alguna que otra noche los fines de semana. La casa era un asco y la fiesta aburridísima. Estaba lleno de chabones fumando y chamuyándose a dos o tres minas.

Fui al baño, porque necesitaba respirar otro aire y sacarme el humo de la piel, pero cuando me encontré con ese lugar inmundo y descubrí que no podía hacer pis ni lavarme las manos, salí. Con esfuerzo, porque el picaporte estaba trabado, pero salí.

Volví a la terraza para decirle a Ana que me quería ir, pero un chico se me interpuso en el camino y me empezó a chamuyar. Le dije que se corra. Una, dos, tres veces. Se puso intenso. Estaba drogado. Así que lo encaré, me arremangué la remera y le dije con los puños a dos centímetros de su cara que se moviera. Finalmente, se asustó y se corrió, pero aproveché la bronca y le tiré un vaso con cerveza, que había al lado, en la remera. La agarré a Ana y le dije al chongo que nos abra la puerta, porque nos íbamos, y que no se olvidara de limpiar el baño.

Publicado la semana 21. 24/05/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
21
Ranking
0 42 0