11
Sofi Col

Vestido floreado

   Trabajaba como administrativa en el ingreso de un museo. Había empezado a trabajar hacía dos meses, y por tal motivo me hacían deambular por lugares a los que nadie quería ir. Un día mi jefe me mandó al sótano a buscar unas cajas. Varias compañeras me desearon suerte de maneras muy irónicas.

   Bajé con ira. No había escuchado las indicaciones de mi jefe así que tuve que buscar por mi cuenta dónde estaba la caja. Encontré, adentro de un baúl con cosas viejas, un vestido lila, largo, tejido a mano. Olía a flor. Le saqué retazos de pelusas y lo colgué en un esquinero. Al lado estaba la caja, la agarré y subí feliz.

   Pasaba el tiempo, y el vestido seguía ahí. Siempre que tenía momentos libres iba y le sacudía algunas pelusas. Si tenía un almuerzo largo, comía a su lado, le hablaba de mí, de mis angustias, mis miedos, mis amores.  Un día, me animé y le escribí un sueño: “Verte florecer”.  

   Después de eso hubo un tiempo en el que no pude ir al sótano. Bajar las escaleras me fatigaba, y quedarme ahí mucho tiempo me daba alergia. Nueve meses pasaron hasta que pude volver. Ese día compré lavandas, me vestí de lila y me perfumé. Cada escalón que pisaba mientras bajaba, olía a flor. Cuando terminé de bajar, sonreí: del esquinero colgaba un ramo de flores.    

Publicado la semana 11. 14/03/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
11
Ranking
0 145 0