18
Seda

INSOmnio

Fueron 3 días y sus infinitas noches las que tarde en perder la conciencia de mí. Las cosas se desvanecieron, los hechos se empezaron a mezclar.

Mi mente era como una bombilla fundida a la que se forzaba a iluminar. Click, clack. El interruptor dictaba que a la hora de dormir, yo me tenía que despertar.

Probé muchas cosas, pero no todas. 

Conté ovejas. Pero pronto dejaron de saltar una valla de madera imaginaria, porque tenían que reunirse a aplaudir desde sus balcones al cerdo que salía en televisión. 

Probé la meditación. Pero vaciarme de mi mismo me llenaba de otras personas. Y acabé harto. 

Visualicé escenarios, momentos de mi vida y cosas que me hacían sentir bien. Pero o bien estaban enterradas en el pasado, o bien pertenecían al territorio de "nunca va a pasar".

Me reacomodé la almohada, y eso era. 
Estaba durmiendo con la almohada del revés. 

Publicado la semana 18. 01/05/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
18
Ranking
0 28 0