14
Sassenach

Lecciones de una cuarentena

He aprendido que los niños son gigantes

que nos dan mil vueltas en sabiduría.

 

He aprendido que un virus puede frenar la Tierra

y sacar a la vez lo mejor de nosotros mismos.

 

He aprendido que las grietas de una relación

ocultan a veces tesoros ocultos

si se las dedica tiempo para observarlas.

 

He aprendido que a esta guerra de dos

le sobran letras con que dispararnos.

 

He aprendido que caerse de la burbuja

no siempre es malo

y que las hostias duelen más

si no las da alguien a quien estimamos.

 

He aprendido a no subestimar los garabatos

y crear galaxias de paz.

 

He aprendido que las líneas rectas

no siempre son perfectas,

que soy más de poesía

que de ciencia ficción,

que las ocho de la tarde  es una de las mejores horas del día.

 

He aprendido a hacer limpieza

de mentiras y falsedades en mi vida,

o que un elogio puede ser un insulto encubierto.

 

He aprendido a querer al planeta

más de lo que lo hacía.

 

He aprendido a naufragar

sin una gota de agua a mi alrededor.

 

He aprendido que no hace falta viajar lejos

si antes no me conozco a mí misma.

 

He aprendido a levantarme

tras miles de tropiezos y caídas,

a creer en mí,

a creer en los demás,

a querer desde y a pesar de la distancia,

a renunciar a la tentación de mandarte un WhatsApp

por no molestarte.

 

He aprendido que el más valiente

es quien se queda en casa

a pesar de vivir solo en un piso interior.

 

Publicado la semana 14. 03/04/2020
Etiquetas
Antonio Vega , Paracaidismo emocional de Desirée Beltrán
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
14
Ranking
0 275 0