05
Sandra D. Lindon

Estival

Calor. El aire, espeso, entra por la boca y llena los pulmones aletargando en su serpenteo cada músculo y cada pensamiento. Se siente su paso como de líquido ardiente a lo largo de la tráquea, metiéndose en los bronquios e instalándose en los alvéolos, anidándose allí, perezoso. Hasta los sonidos se han adormecido en el sopor de la siesta.  Alicia se hunde en el colchón o al menos eso es lo que ella cree. El roce del edredón de seda en sus muslos se siente como pequeñísimos dedos, que tiran de ella y la aplastan contra la superficie caliente y resbalosa. Su pelo rizado se  pega a la frente, gruesas gotas caen por sus sienes, otras se deslizan entre las cejas y caen en sus ojos, -ardiente salobre lava sudor-. Los cierra para calmar el dolor; los oídos zumban y el latido de las sienes se hace atronador. Su mente se pierde por rincones inesperados, escenas de aguas cristalinas y brisa reconfortante, y se confunde en recuerdos de un pasado que nunca existió. Se va fundiendo su cuerpo lánguido junto a su conciencia en el calor de la siesta y, en miles de micronésimas gotas tornasoladas, va desapareciendo, lentamente, se evapora y se pierde sin dejar otro rastro que una aureola húmeda y fragante a duraznos y fresias. 

Publicado la semana 5. 02/02/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
05
Ranking
0 46 0