02
Sandra D. Lindon

Vigilia

Despierto sobresaltada 

en medio de la oscuridad, 

saltando en el pecho

-tropel de latidos-

el corazón.

Aturdida, me ovillo

y froto mis manos: 

soplo de tibio aliento que no basta,

como tampoco bastan las mantas

ni las redes 

para atenuar la caída en espiral, 

los zumbidos, 

las gotas, el pulso, 

los sonidos de la respiración;

la lluvia de nuevo, 

trayendo a la memoria 

tus brazos 

alrededor de mis hombros, 

la llama de un fósforo 

encendiendo el enésimo Parisiennes, 

la música siempre 

(qué mejor que Chet Baker 

para sumar a la melancolía 

del momento)

una pila de libros 

sobre la mesa de luz.

El crujido de los huesos 

que se niegan 

a dejar de envejecer, 

y evocan inevitables

la conciencia de uno mismo, 

de la muerte llegando 

antes que el amanecer; 

mi muerte, la tuya, 

el miedo que tengo de morirme

o de que te mueras 

sin haberte conocido,

ni haber besado el hueco de tu garganta 

sin sentir el olor de tu pelo, 

del fracaso, de tu sonrisa, 

y tus finos dedos de uñas mordidas 

volteando las hojas de miles de libros

que nunca te escucharé citar;

todas las respuestas 

que me faltan y que se perderán

en la inmediata eternidad,

de esta noche 

larga de insomnio. 

Publicado la semana 2. 07/01/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
02
Ranking
2 343 0