12
Sandra D. Lindon

Cíclico

Tanto dar  vueltas alrededor del mismo tema, tantas postergaciones y razones lo suficientemente razonables como para no sonar a excusas,  tanto apremio y luego dilación para que aparezca al fin, como una revelación, la sensación casi palpable de que esto sólo podía terminar así, y que lo recurrente de tus errores  no sirve ni siquiera para legitimarlos, mucho menos para aprender de ellos.

Ahora, mientras el dia se esfuma y se empiezan a callar los bocinazos, mientras todos los hogares reciben a sus agotados moradores, vos te encontrás otra vez solo, fumando como un tarado frente a esa pantalla muda. Solo,  volvés a preguntarte si tantas mentiras no son más de lo mismo, otra forma de disfrazar tu enorme inseguridad y el vacío que te está carcomiendo. Y claro que lamentás los errores del pasado, pero también sabés que no tenés las agallas suficientes como para tratar de revertirlos, pero tal vez... tal vez ella también esté del otro lado de otra pantalla muda, comiéndose las uñas y reprochándose no haberte buscado tanto como hubiera querido. Quizás esté, igual que vos,  fumando como una tarada y esperando que el silencio se rompa. Pero no, no le hablás; estás convencido -y te apabulla esa certeza- de que en el fondo, no merecés ser feliz.

Publicado la semana 12. 22/03/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
12
Ranking
1 52 0