03
S. Monticelli

Si nadie vio tu sombra.

Si nadie vio tu sombra escurridiza

 Atravesar las oscuras calles que nos separan,

Si nadie reparó en el brillo de mis ojos

Al verte llegar iluminando la noche,

Si nadie presenció nuestro beso,

Colosal colisión de dos mundos estallando

 En cristales luminosos,

Fusión que inesperadamente   nos quitó el suelo, 

Si nadie contempló nuestro levitar,

Entonces nadie nunca sabrá lo que es un beso.

 

Si nadie espió nuestro ritual secreto

De piel repleta de noches y siestas,

De canciones flotando sobre la humedad

 Del juego eterno,

De risas y silencios finamente engarzados,

De ojos que devoran y bocas que acechan,

De urgencias desmedidas y pasiones extremas,

Nadie nunca sabrá lo que es el amor verdadero.

 

Por esto te digo muchacha,

Si nadie presenció ninguna de nuestras tardes de playa

Ni advirtió la brisa fresca rozando tu blanco cuello

Bajo un cielo apresurado,

Bajo el sol persiguiéndonos   a vuelo de   gaviota,

Si nadie comprendió, observándonos, cómo el tiempo se desliza

Precipitado, inexorable,

Celoso amante agitando viento y arena hacia nuestros ojos,

Para desahuciarnos,

Para mostrarnos un fin que se acerca con miedos y lágrimas,

Entonces, irremediablemente,

El único importante suceso de la historia,

Permanecerá por siempre velado bajo las sombras.

 

¿Acaso no será ése el real objetivo del amor?

Invisible como es, nos hace transparentes,

Y notorios en un mundo en donde sólo los enamorados

Presentimos el latir de la noche,

Nuestros pies siempre lejos del suelo,

Nuestros ojos que cantan y nuestras bocas que atrapan,

Nuestros cuellos blancos,

 Bellos cisnes entrelazando reflejos de agua.

 

Si nadie nota nuestro código clandestino,

 Nuestra llave hacia lo perpetuo,

El amor deberá reiniciarse infinitamente en otros como tú y yo,  

Y la ceguera general será su subsistencia,

Espada justiciera,

Repetición vítrea conectando al hombre en infinitos mundos

 Que chocan y estallan

Colmando las almas de luces al alba.

 

Si nadie distinguió nuestro amor, niña,

Mágica cerilla encendida entre la nieve helada,

 No estés triste, no temas, pues significa que estamos vivos,

Aun retozando, cantando y riendo en nuestro real universo sin tiempo.

 

 

Publicado la semana 3. 13/01/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
03
Ranking
1 363 0