12
RosAmoR

Un acto de amor

Hay reflexiones que son duras, pero no por eso hay que dejar de hacerlas, no por eso hay que evitarlas y mirar hacia otro lado, no, ese no es el camino.

A lo mejor no lo has pensado así, pero estás colaborando con la muerte, campando a tus anchas por las calles, con la individual, la tuya, y muerte la ajena, la de tus padres, abuelos, la de toda tu familia, tus amistades, vecinos...

Es el momento de que te lo plantees así, de forma cruda y realista, tan realista como la cantidad de muertos diarios que hay en este país y que cada día aumenta más.

No, no colabores con la muerte, no seas su aliado, permanecer en casa no es un castigo, es un acto de amor.

Seguro que hay personas en tu vida a las que amas de verdad, aunque solo sea una, no importa si es tu padre, tu madre, tus hijos, hermanos, amigos... pero si hay alguien en este mundo que te importe y te importe de verdad, no colabores con la muerte, no colabores con su muerte. ¡Quédate en casa!

Si tienes la suerte de tener un techo dónde cobijarte, una cama para descansar, comida para alimentarte y dinero para mantener esas necesidades básicas, entonces, de verdad... ¡Qué suerte tienes! No la desprecies poniéndote en peligro, poniendo en peligro a los demás. Sé solidario al igual que tantas personas lo están siendo contigo y lo seguirán siendo jugándose la vida cada día.

¿Te has parado a pensar en cuántas personas están sacrificando sus vidas? Están cumpliendo con su deber y sí que salen a la calle, exponiéndose, para que tú no te expongas.

Ellos al igual que tú, tienen familia, padres, hijos, seres queridos a los que no ven por estar dándolo todo en una sociedad que atraviesa el peor momento que probablemente hayas podido vivir hasta ahora.

Si ellos, nuestros Héroes se exponen, no lo hagas tú, no colabores con la muerte, rema a favor de la vida, de la tuya, de la de tus seres queridos, de los que están dando la suya por ti, por nosotros.

Únete, si aún no lo has hecho a esos millones de personas que están apostando por la vida, que apuestan por creer que desde cada acción consciente de su presente es como lograrán tener un futuro.

Es cierto, ahora parece lejano, pero llegará, ya lo verás... y está a la vuelta de la esquina.  Solo ten paciencia contigo mismo y con la situación, y permite que la solidaridad sea tu bandera en estos tiempos de guerra.

Tu calle, tu barrio, tu pueblo o ciudad, que tantas veces te ha visto reír, saludar, abrazar... Y que volverá a verte hacerlo de nuevo, eso sí, si colaboras con la vida, si apuestas por ella.

Por ver de momento, esos lugares tan tuyos, pero desde tu ventana o balcón, por saludar a través de él, por abrazar con la mirada, por sonreír desde tu esencia a la esencia del otro. ¡Seguro que le llega!

Cuando todo haya pasado, cuando hayamos ganado la batalla, me gustaría que en lo más profundo de tu alma sintieras que tú tuviste algo que ver, que apostaste por la vida, por tu presente y por tu mañana, y participaste de este cambio en la sociedad haciendo lo que tenías que hacer, sin exponerte, sin exponer.

Empieza la segunda semana para demostrar tu capacidad de esfuerzo, y para valorar las cosas que sí puedes hacer en este momento. Solo déjame recordarte una vez más ¡Quédate en casa! ¡Apuesta por la vida! ¡Colabora con ella! 

Realiza en cada momento, tu pequeño gran acto de amor.

Gracias por ser tú también... ¡Mi Héroe, mi Heroína!

 

Publicado la semana 12. 23/03/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
No ficción
Año
I
Semana
12
Ranking
3 81 0