35
Ray Bolton

Objetos Voladores No Identificados, parte I

Me recomendaron viajar a Capilla del Monte suficientes veces, así que cedí e investigué un poco en Internet para ver qué podía ofrecerme la ciudad. Luego de haber vacacionado en diversos lugares y habiendo pasado por valles montañosos, playas y ruinas antiguas, este lugar no parecía tener ningún atractivo fuera de lo común que pudiese captar mi atención. Además, ya había ido a Córdoba múltiples veces, por lo que estaba un poco cansada de viajar siempre a la misma provincia. El Cosquín Rock estuvo bueno, pero tampoco quería abusar. Si algo aprendí en esta vida es que las cosas, si se repiten demasiado, pierden su atractivo.

En medio de mis divagaciones, di con un titular que captó mi atención rápidamente: “Capilla del Monte, el pueblo de Argentina obsesionado con los extraterrestres donde ‘todo el mundo ha visto un ovni alguna vez en su vida’". Enseguida entré en la página web para leer la nota, en la cual una residente comentaba su experiencia viendo luces fluorescentes de formas circulares, y cómo todos los habitantes del pueblo manifestaron al menos una vez haber visto las mismas “cosas raras”. Esto me hizo recordar a la banda Peces Raros e instantáneamente comenzó a sonar en mi cabeza la épica introducción de su tema No van a parar. 

Tarareando e interesada, continué con la lectura del texto. La supuesta aparición de ovnis en el pueblo ya me había dado suficientes motivos por los cuales querer viajar, pero lo que me terminó de convencer fue la foto de un muñeco de alien sosteniendo un Fernet Branca en una tienda de souvenirs. Sintiendo un fuerte amor hacia mi país, decidí finalmente comprar un pasaje de ómnibus para viajar al día siguiente, y corrí a hacer mi bolso.

 

El largo viaje de 12 horas valió la pena en el instante en que vi el cartel con el nombre del pueblo y la cabeza de un extraterrestre arriba. Maravillada al saber lo bien que la iba pasar, recogí mi bolso apenas bajé a la vereda y caminé pronto hacia el Centro de Informes OVNI, del cual había averiguado por Internet, con ánimo de informarme. Al llegar a la entrada, observé el improvisado cartel que presentaba lo siguiente: 

 

“CENTRO DE INFORMES OVNI

Para desmitificar el ovni como fenómeno.

Los gobiernos saben… ¿y usted?”

 

No pude evitar que se me escapara una risa, pero mi interés iba en aumento de forma exponencial, por lo que me acerqué a quien parecía un investigador que había salido a fumar y descansar un poco de sus conjeturas.

- Buen día, señor. Acabo de llegar al pueblo y es mi primera vez acá, ¿me puede contar un poco de qué se trata todo esto?

- Bienvenida, la envidio sanamente. Si tan sólo pudiese vivir de nuevo estas experiencias por primera vez… Mire, usted ya sabrá que nuestra pequeña ciudad es conocida por las experiencias extrasensoriales que hemos tenido muchos.

- ¿Extrasensoriales? ¿A qué se refiere con eso? - pregunté, ya que me sobraba energía para provocar un poco al hombre.

- Bueno, eh, usted vio, sabe que en nuestro amado pueblo celebramos durante el mes de diciembre la aparición de la “huella del pajarillo”, la cual se descubrió en 1986. Investigaciones demostraron que un ovni había estacionado brevemente en una sierra y dejó una huella ovalada de 122 metros de largo por 64 metros de ancho, la cual se conservó por tres años. Por otro lado, tenemos mucha evidencia científica sobre la existencia de la ciudad de Erks, ubicada en el centro del cerro Uritorco, donde se encuentra el bastón que contiene la sabiduría de la humanidad, el cual fue guardado hace 8.000 años por un jefe comechingón. Estos descubrimientos fueron trascendentales para el futuro turístico del lugar, atrayendo a muchísimos personajes. Sabe usted que incluso hemos acogido a Maradona, que vino especialmente para disfrutar una noche de contacto ufológico en el cerro…

- ¿Usted quiere decir que Maradona se conectó con algo fuera de este planeta? ¿Fue Dios? - disfruté con mi gran sentido del humor.

- Eh, no, bueno, justo Dios no fue, de hecho ha sido algo mucho más valioso: la vida misma. Una vida que andábamos buscando sin saber que ella andaba para encontrarnos.

Odié profundamente el mal uso de la frase de Cortázar pero decidí ignorarlo y continuar con la delirante conversación que no iba a ningún lado.

- Entiendo, entonces… ¿esa vida no pertenece a este planeta?

- Claramente no, es vida extraterrestre. Los argentinos somos muy afortunados al habitar el territorio elegido por estas formas para manifestarse. De hecho, nuestra amada Capilla no es el único pueblo en donde han hecho presencia. En la ciudad de Cachi, provincia de Salta, el suizo Werner Jaisli construyó un ovnipuerto llamado “La esperanza” tras haber contactado con estos seres cósmicos y reside allí actualmente, esperando sus órdenes. El querido Jaisli es un gran amigo nuestro, y nos ha ayudado a juntar mucha evidencia documental que presentamos aquí en el Centro como información oficial.

- ¿Y ustedes creen que el gobierno oculta esta información de forma adrede? - me aguanté la risa, necesitaba indagar en sus teorías conspirativas.

- Claro que sí, de hecho estamos seguros de que se oculta la evidencia de aparición de vida extraterrestre para no generar una revolución social. ¿Se imagina lo que sería si otros países descubrieran que acá en Argentina tenemos contacto con seres interplanetarios? Nuestro querido y respetado vecino del pueblo Carlitos “Carl” Sagaz, que en paz descanse, incluyó en su único libro -titulado Objetos Voladores No Identificados en Capilla del Monte y su rol como potencial arma de Argentina en el contexto de la carrera armamentística y tecnológica durante la Guerra Fría- los testimonios más consistentes e irrefutables de los lugareños, y realizó un excelente análisis de cómo Argentina fue un país extremadamente reservado en cuanto a su potencia holística durante aquellos peligrosos tiempos bélicos, al no revelar lo que pasaba en el Uritorco… Sin embargo, hoy día estamos seguros de que los gobiernos atentan contra su pueblo al esconder este tipo de información, por lo que en el Centro nos dedicamos a la investigación científica para demostrar que no tenemos nada que temer, sólo a la ignorancia y la mentira.

- Sabias palabras. Estoy muy interesada en tener la experiencia. ¿Salen esta noche para el cerro?

- De hecho, hoy mismo se realizará una visita a la cima del cerro con fines de avistamiento de ovnis. Sólo firme este papel y vaya a la entrada del pueblo a las ocho de la noche. Allí estará su guía y el grupo con el cual harán la visita.

Me retiré al hostel fascinada y tentada de risa, pero muy intrigada. Una vez llegué, me fui a dormir la siesta antes de lo que sería una larga noche.

Publicado la semana 35. 30/08/2020
Etiquetas
Fuentes de inspiración: https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-40209791, https://www.cronica.com.ar/suplementos/Patricia-Sosa-revelo-detalles-sobre-su-experiencia-extraterre, https://www.eltribuno.com/salta/nota/2019-7-2-15-24-0-el-suizo-que-hizo-el-ovnipuerto-de-cachi-volvi
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
35
Ranking
0 24 0