23
Ray Bolton

Viendo rojo

Quería pegarle. De lleno, en el medio de la cara, sin rodeos. Descargando su fuerza e ira sobre aquel enemigo molesto y débil.

Quería que saliera despedido por el impacto, que cayera en posición de perdón, como rogando. Quería ver una o dos gotas de sangre resbalar por su rostro, o tal vez un ojo poniéndose morado, o simplemente una lágrima.

Disfrutaba imaginando a su enemigo con cara aterrorizada, sorprendida, descolocada. Vulnerable. Desprotegido. Huyendo despavorido con tal de no sufrir otro golpe. Humillado.

Se deleitaba proyectando distintos escenarios: arrastrando al enemigo por el piso hasta estrolarlo contra una mesa mientras le susurraba pestes, o cabeceándolo de frente, o desplomándolo con una patada digna de cinturón negro. Quería vivir la escena y volver en el tiempo para experimentarla de otra forma.

Soñaba con descargar su energía sobre el otro, demostrarle quién manda, provocar terror. Quizás una reverencia. Mirar a los testigos a los ojos, preguntar "¿quién sigue?" y obtener un silencio sepulcral como respuesta. Retirarse con la victoria corriendo por las venas. Llegar a casa, tirarse en el sillón con su perro y mirar una película.

Publicado la semana 23. 06/06/2020
Etiquetas
Si te identificaste con el texto, comprate una bolsa de boxeo
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
23
Ranking
0 94 0