07
Persefone

Plegarias Frente al Cuarto de Mi Madre

I

Fuego de invierno, una fase tan particular. La naturaleza desafía su entorno, solo un segundo hace la diferencia entre el calor y la muerte azul.

Dios, por favor perdóname. Perdona mi debilidad, perdona mi piel. Solo soy humana, tú lo sabes bien, así que ten piedad con mi alma. Dios tu sabes que mi único pecado es amar a alguien que ama como yo.

Oh, madre, salva a tu hija del dolor de ser real. Oh, querida madre, estoy aterrada; soy solo una niña, por favor guárdame en tus brazos un poco más. Por favor dime madre, ¿me seguirás amando mañana? Cuando el secreto mejor guardado alcance al fin tus oídos silenciados.

Padre, mi amado padre, por favor protege mi puerta. Estas personas no entienden mi amor. No entienden mi alma.  Así que padre, protégeme por un poco más, porque muy pronto me iré.

II

Mis plegarias han sido escuchadas. El rasgar de mis rodillas pinto de sangre mi salvación. Me he convertido en quien siempre quise ser.

Es curiosa la manera que se maneja el destino, lo que pides no es lo que mereces, el merecer es solo una fantasía.

Noches perdí despierta, deseándome lejos de mi y la luna. Noches gane en presente, aprovechando cada segundo de locura.

Soy quien soy y quien ya he sido. Lo que seré aun esta por ser escrito.

III

Mi historia se ha vuelto mas corta, ya no necesito exagerarla para ser escuchada. Mi pasado sea vuelto más largo, cada día es una nueva pagina de un libro de muy pobre critica artística. He aprendido a amarlo. Ya no pretendo juzgar un relato por su estética, sino por el sentimiento de el que derramo sus lágrimas en hacerlo.

IV

Soy feliz.

Publicado la semana 7. 11/02/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
07
Ranking
0 13 0