36
Persefone

Marea Rota

Siempre he escuchado esa palabra, la constante de una vida mexicana, mas nunca supe su significado, en vivir una vida llena de preguntas, opresión no fue mas que una mancha en una manta llena de sangre cubierta en diamantina.

“El gobierno nos oprime” gritaban unos, “mi trabajo me oprime” lloraban otros, yo sé el significado afirmaba mi mente.

Crecí entonces en un mar incertidumbres, confundiendo estrellas con espinas y el demonio por salvador. Grite las frases que hoy me repugnan y lastime a las personas que hoy extraño; yo fui esa opresora desconocida.

Me deje llevar por aguas profundas que me ocultaron el sol y con cada bocado de aire que perdía mis ojos se acostumbraron a la oscuridad, a las figuras extrañas y comentarios cortantes, me acostumbre a estar abajo.

Cuando subí de nuevo a la superficie no puede siquiera notar el sol, mi cuerpo cubierto por arenas extrañas y cortadas sin nombre me rodearon de un falso poder. Lo que siguió de aquí en la historia es un recuerdo que me he asegurado secar, ignorando fácilmente las salpicaduras que deje en otros, todo en nombre de lo que se me fue enseñado. En la narración que separa a la víctima del victimario.

Fui cruel, uno por uno rompí los corazones de aquellos que cuidaron de mí, que se preocuparon por mí. Maltrate y manipule con la mascara que construí en la oscuridad, le di mi propio significado a la palabra opresión en base de chistes punzantes y abandone a mis hermanas del mar. En esta lucha de aguas agitadas y dolor creciente, me escude con palabras susurradas y la idea de que la salvación llegaría de las mismas personas que una vez me robaron el oxígeno, cerré los ojos por temor a mi reflejo en el mar de sangre que brotaba de mi mano izquierda.

Quisiera decir que vivo ya en aguas mas claras, pero me temo que aun me cubre en partes un lodo muy difícil de quitar. Mas si pude ver el sol al fin, su brillo me cegó y quemo la venda de mis ojos; para mi suerte cuando volví a ver me sostenían las estrellas que una vez pisé sin mucho pensamiento.

Al principio sentí pena, ¿Cómo era posible que aquellas que una vez lastime, de las que ignorantemente me burle, fueran las que me sacaron de la marea agitada en la que me había acostumbrado a vivir?

Sigo aprendiendo cada día, ya se por fin el significado de Opresión, pero aun agradezco cada mañana que miro al cielo y puedo ver el sol.

Publicado la semana 36. 05/09/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
36
Ranking
0 44 0