29
Persefone

Vacío

Hay un espacio en mi casa donde las puertas se encuentran. El final de un pasillo sin retorno. Salida 1, 2 y 3. 

 

En la hora correcta el espacio se vuelve vacío, sus paredes frías lo único que te separa de la locura. 

 

Por ese corto momento, cuando todas las puertas se han cerrado por el día y la presión de las respuestas que contienen han dejado mis hombros,

Es ahí cuando respiro. Segundos lejos de las salidas 1, 2 y 3.

 

Si mirás el suelo verás las líneas de la luz detrás de las puertas, evidencia de un mundo que se mueve en control sin este vacío y todo lo que es. Todo lo que soy. 

 

Estos últimos días se ha vuelto mi costumbre sentarme en ese espacio de mi casa donde las puertas se encuentran. El crudo azulejo lo único que me mantiene en el presente.  

 

Estos últimos días ya no miro al suelo, me he acostumbrado a las ataduras que para mí representan esas suaves franjas de luz. 

En cambio, mantengo mi vista hacia arriba, a un techo sin líneas que lo separen de las paredes. Más lejos aún de las salidas 1, 2 y 3.

 

Se que en alguna versión de mi ese espacio tiene un objetivo. Se que en algún momento yo tuve un objetivo. Ahora todo lo que hago es correr de las salidas 1, 2 y 3.

 

Ahora espero, cada minuto mirando al vacío, espero la hora correcta, cuando el vacío brille su última luz y cierre con llave las salidas 1, 2 y 3. 

 

 

Publicado la semana 29. 18/07/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
29
Ranking
0 26 0