13
Persefone

El Pesar De Una Pequeña Caza Fantasmas

Una vez me dieron un regalo, uno que odie lo suficiente como para intentar olvidarlo. Cuando las voces hablaban yo las callaba. Cuando los espíritus caminaban yo cerraba mis ojos.

Una vez te pedí que me contaras una historia. Tu me contaste de mi abuela, la caza fantasma de heroico legado; me contaste de su madre que las guio por este camino, la mujer que descubrió las voces; me contaste tu propia historia, la niña que siempre quiso escuchar.

Sentí poder ante tus palabras, uno que nunca había sentido jamás. Solo entonces las sombras cobraron sentido. Ya no estaba sola. Mas sé que el poder no es eterno y las sombras pueden ser muy frías.

Una vez escuche a las voces hablar sobre nuestro tiempo perdido; nunca olvidare sus risas mientras caías sobre el mosaico azul. Solo una niña y su madre era todo lo que la gente podía ver, oh y como desee que eso fuera verdad.

Una vez pregunte a gritos al cielo si esto no era más que una broma celestial, una maldición lanzada por un universo molesto. Mientras tu enfermedad crecía todo lo que pedía era una respuesta. Pero si algo he aprendido de las cazafantasma que vinieron antes de mí, es que las almas atormentadas nunca escuchan.

Una vez le pedí a dios y a cada ser sagrado que tomaran de mi este don maldito, pero ahora que me encuentro aquí, junto a tu ataúd en descenso, pido solo una última oportunidad.

Ahora cuando las voces vuelven, yo escucho; cuando los espíritus caminan yo abro mis ojos solo con la esperanza de así verte una vez más.

Publicado la semana 13. 24/03/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
13
Ranking
0 131 0