09
Odiseo

La chica Frágil

El profesor no se callaba, aunque ya había pasado la hora. Mi mirada se movía de mi reloj, al resto de la clase, para después mirar al profesor solo para volver al reloj. Dos horas encerrado en ese lugar me dejaron cansado y exhausto y recién era mediodía. Suspiro al pensar en el recorrido que tenía que hacer para volver a su casa solo para pasar el resto de la tarde haciendo ejercicios. Una de mis compañeras levanto la mano lentamente como si tuviera miedo de que el profesor se la mordiera. Su cara pálida y angelical le daban un aspecto delicado y frágil. Era tan flaca que estaba seguro de que había tenido problemas de anorexia y su altura no debía superar la que yo tenia cuando cumplí trece. Pero en ese momento esa chica con un gesto tan simple y estúpido me supero completamente. “Ya paso la hora profe” Fue lo único que dijo con una voz temblorosa y frágil. El profesor se detuvo, miro su reloj y nos despidió mientras se disculpaba. Agarre mis cosas y me fui sin despedirme de nadie, no es que conociera a alguien por empezar. Tarde un minuto en salir del complejo y en mezclarme con la multitud que caminaba por la calle. A medida que me alejaba sentía que mi frente se ponía más y más caliente. Constantemente pasaba mis manos por mí cara como si estuviera tratando de esconderla disimuladamente. De tanto en tanto me hacia unos golpecitos en la cabeza tratando de sacar de ella el recuerdo de la chica. El recuerdo de un ser tan frágil que se animo hacer algo que ni se me ocurrió por miedo a resaltar. Había jurado no depender de nadie nunca más y sin embargo ahora tenía que dar las gracias al ser más frágil que nunca hubiera visto por hacer algo tan simple como levantar una mano.

Publicado la semana 9. 28/02/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
No ficción
Año
I
Semana
09
Ranking
0 23 0