08
Montserrat Varela

Estocolmo

2do lugar en el V Torneo de Historias Mínimas – Premio José Mayoral 2019
http://endora.com.mx/tienda/?fbclid=IwAR2dG1YzXqQGIl4Bkicg9hY1eUw34T9i1xqVsDMZvdLS8WVp5cY__BQq2Qk


 

Se llamaba Pepe, o por lo menos eso me dijo. Se veía avejentado para su edad. Veintiséis años, me dijo. Me tomó de la mano y con mucho cuidado me lavó la herida y aplicó un vendaje. Se veía cansado por tantas noches en vela.

Yo en cambio dormía siempre, de noche y de día, hasta que perdí la noción del tiempo. Mi último recuerdo es el de esa mañana en la que Pepe me despertó e hizo que le entregara el camisón con el que viví casi dos meses y que me bañara en una pileta de agua helada. Luego, con mucho cuidado, me cepilló el cabello con un peine que había traído especialmente para mí, o por lo menos eso me dijo. Me vestí en silencio y caminé a su lado sin preguntarle a donde iríamos. Pepe abrió la cajuela del coche y me indicó que entrara. Entonces fue que sentí la angustia, sentí el llanto venir… “Tranquila, te vas a tu casa”, dijo. Yo asentí con la cabeza, pero se me escapaban las lágrimas.

Ya en la oscuridad de la pequeña cajuela acariciaba mi mano herida. Extrañaría a Pepe. Un enfrenón hizo que me golpeara la cabeza. El auto se detuvo y con él detuve la respiración. El gordo abrió la cajuela, me cogió del brazo y me aventó al suelo. Luego me apuntó con una pistola y a gritos me exigió que corriera. ¡Corre! Me gritaba el muy loco. De reojo, creí ver a Pepe en el asiento del copiloto, inmóvil, callado, mirando la  escena. Tremendamente asustada, corrí en la penumbra. El gordo soltó un disparo. Y yo, aunque moría de ganas, no volteé, seguí corriendo con todas mis fuerzas hasta salir del depósito de basura, hasta la avenida, hasta la luz, hasta un puesto de tacos donde por fin había gente.

Fue ahí que dejé finalmente de correr y empecé a llorar fuerte, a mirar el muñón de dedo que me habían dejado, a recordar el abuso a mi cuerpo, pero sobre todo a pensar en Pepe. Regresaría a casa y no volvería a verlo, nunca más volvería a ver a Pepe.

Publicado la semana 8. 17/02/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
08
Ranking
0 278 0