02
Marian

SIEMPRE MI AMOR , SIEMPRE

En la soledad de mi alcoba,

bajo la suave y tenue luz del fuego,

esperando la hora mágica,

mi corazón palpita,

y en un vaso de licor,

caen perlas de mis ojos

empapándome de amargura y dolor,

cristal y roca se funden

rompiéndose en pedazos de llanto.

 

 

Ondea mi capa al viento,

mientras mi libertad me guie,

por senderos fríos y angostos,

la noche cae, y con ella mi alma,

temiendo no llegar,a la cita señalada,

volver,volver a verla,a ella,la mujer soñada,

que vela mi ser y calma mi ansia.

 

 

Veo la luz centellear a través del portón de su casa,

atravieso el jardín marchito,y espero,

espero su llegada,ella sabe que su amante llegara,

y sale fría y pálida,sus manos son de mármol,

rozan frías e impávidas mi ser,

su rostro es de cera,acerca sus labios y susurra

¡siempre,mi amor,siempre!.

 

 

La abrazo temo perderla en un suspiro,

que frágil,que dañino puede ser el tiempo,

vuelven los recuerdos a agolparse en mi cabeza

al igual que tornados,invaden mi mente,

¿recuerdas nuestra canción?

¿el primer beso en la penumbra donde amanecía el amor?

Y con un susurro frio e implacable responde

¡siempre,mi amor,siempre!.

 

 

Pedazos de mi ser,se desprenden al contemplar,

trazos de mi vida que verla abatida postrada en una cama

me hace pensar lo débil que es la carne,

mas el alma entre la niebla

prefiere soñar y volar.

 

 

 

 

 

 

 

Volvía resurgir a golpes

y su sonrisa brillaba como el mismo amor,

mas volvía caer en un abismo tumultuoso,

donde yo callaba,y sangraba mi corazón

y la única frase que salia de su boca,

entre suplica,como pidiendo perdón

por un delito no cometido,susurrando al viento,

¡siempre,mi amor,siempre!.

 

 

Y con una falsa sonrisa,la beso en la frente,

mientras mi espíritu llora y se lamenta,

¿porque?¿porque ella?

Mi vida mi compañera,

la viajera de mis sueños,

la que me hacia llorar,

y en los malos momentos,

me hacia juramentos,

un quejido,un lamento,

un abrazo,un beso,

un perdón,un te quiero,

y aun la espero,

que en las frías noches

la protegía con mi cuerpo,

ya el calor no bastaba

para curar tal tormento

ya ni la ciencia le daba

ni la paz ni el sosiego.

 

 

Ahora libre ya,

no hay dolor,ni frio,ni miedos,

solo el recuerdo,y tus labios diciendo,

¡siempre,mi amor,siempre!.

 

 

¡Y por el eterno!¡vuelves conmigo!

Ya no siento frio,aunque mis huesos se escarchan,

ya veo tu mirada,aunque ya este opaca,

y protegido en tu abrazo,tus alas quedan desnudas

elevándome a los cielos,

mientras mi cuerpo reposa en el ángel que te guarda,

y en un susurro al alba me dices que me amas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado la semana 2. 11/01/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
02
Ranking
0 156 0