01
Marian

ÁRBOL MILENARIO

Un tic-tac incesante que no para …..se escucha en el hermoso jardín del viejo caserón abandonado. La noche se cierne en la hermosa primavera donde animales y plantas se preparan para la nueva vida.


 

Suenan doce campanadas abriendo la puerta de otro mundo. Resurgen de las entrañas de la tierra las ramas de un gran árbol milenario,su olor es fétido y viejo ,envuelto en una gran tela de araña muestra su horrendo rostro deforme en el tronco.


 

La base del tronco jira como si de un gran reloj se tratase simulando sus ramas las manecillas….y vuelve ese tic-tac mientras sus raíces quedan ancladas en tierra.


 

La monstruosa cara abre su boca escupiendo una enorme oruga del tamaño de un mastín. Trepo hasta la copa posándose en una de las ancestrales ramas.. Se abrió su carne salpicando el árbol de sangre,y unos brazos se abrieron paso saliendo un hermoso niño...su cuerpecillo empapado en sangre solo dejaba ver unos hermosos ojos azules,se sentó flexionando sus piernas como esperando algo o alguien . En su mano izquierda oculta algo que aun no es perceptible. El tic-tac aun suena de fondo mientras las entrañas de la tierra asoma una calva le siguen unos retorcidos ojos rojos. A una nariz aguileña le sigue una inexpresiva mueca en su fina boca.. Sus brazos se apoyaron en la hierba ayudando a salir el resto del cuerpo desgarbado y desnudo. Sus largas uñas negras rascan su piel reseca pegada a los huesos. Los vacíos ojos del anciano se fijaron en los azulados del bello pequeño.


 

- Tu tiempo se ha acabado Asmodeo – susurro el pequeño mostrando el cuarzo blanco en su mano – su rostro monstruo una leve sonrisa.


 

- ¡Mi tiempo ha sido placentero! - contesto el anciano abriendo sus brazos y arrodillándose en tierra.


 

El cuarzo brillo en su mano como una gran estrella de luz aspirando al ser que mostraba lujuria en su rostro.


 

El demonio de la lujuria quedo encerrado en el cristal mientras el niño bajaba del árbol y se lo daba a comer aquel horrendo rostro del tronco.


 

El tic-tac se volvió oír renuevo con sus doce campanadas hundiendo en la tierra el ancestral árbol.


 

Comenzó a amanecer y los pájaros animaban con su dulce melodía…


 

Un coche paro a un autoestopista que esperaba a las afueras de la mansión . La mujer miro por el retrovisor observando al guapo hombre de intensos ojos azules.

 

- ¿ A donde te diriges ? - pregunto la mujer intentando coquetear.

 

- ¡ A donde me quieras llevar !...- rio el hombre.

 

- ¿ Como te llamas ?- la joven se sonrojo.

 

- ¡ Lucifer !

 

- ¿ Como ?

 

- ¡ Era una broma !- respondió el desconocido – me llamo Luck.


 

Publicado la semana 1. 05/01/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
01
Ranking
0 24 0