20
Luciana Capdevila

Machito cagón

Con falsas lisonjas nos buscan, 

Cuando se desvelan por la noche,

En un deseo que jamás ocultan,

Incluso si luego se pasan reproches.

 

Aparentan cariño en pobre actuación.

Dicen que de ellos jamás hemos oído.

A todos ustedes los conocemos, queridos.

Dígnate a hablarme, no seas cagón.

 

Entonces se alza la lampalagua

Y observa firme desde las alturas.

Sedienta, ruega por nuestra agua,

Aquella mezclada en sumisión y soltura.

 

Imploran, atrapados en liturgia feroz,

Por castigos insensatos bajo los ojos de Dios.

Machitos varoniles de día son. 

Nos admiten solo cuando se oculta el sol.

 

Graban, toman, envían y abandonan.

No esperan siquiera a que una responda.

Quince minutos, luego te ignoran.

Su consumo es veloz, nunca se cuestionan.

 

Por un cuarto de hora el poder cambió,

Una pirámide invertida, interesante ilusión.

Sin embargo todo retorna a su posición.

Aunque sea un saludo, machito cagón.

Publicado la semana 72. 16/05/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
II
Semana
20
Ranking
0 50 0