08
Laucha

Minutas

Una muchacha entra a un bar. Se sienta en una silla, próxima a su mesa. Pide algo para comer y beber. Luego, decide hacer sobremesa, pero no sin antes ir al baño.

De regreso, se encuentra con un hombre negro, aparentemente sudafricano, sentado en su mesa. Amablemente, la chica lo acompaña, mientras le dice: -"Te acompaño por el resto de mi velada, estaba muy aburrida". El hombre asintió con la cabeza, y comenzaron a hablar. 

Entre carcajadas, la mujer dijo: -"No creía que ustedes fueran tan joviales". Confundido el negro respondió: -"¿Ustedes? Si he venido sólo". "No, los de tu clase", replica la mujer. -"¿Qué clase? ¿Socioeconómica? No sabía que un rico podría ser más gracioso que un pobre, o viceversa", observaba con sarcasmo el sudaca. -"¡No! Me refería a los de tu especie", respondía la piba con énfasis. "Bueno, soy humano como tú. Pero sé a lo que te refieres. Disfruté de la velada, buenas noches", y así se levantaba y despedía el amigo negro.

La muchacha no parecía afectada por lo sucedido, es más, estaba satisfecha; el bocado del prejuicio sacia el estómago que quiere alimentarse de él.

Publicado la semana 8. 21/02/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
08
Ranking
0 43 0