43
Just-a-tornado

I just wanna fuck your accent

Soy consciente del influjo que tengo en tus mareas. Soy tu luna con raíces crecientes en tu mente adicta a mis curvas de porcelana. No te pido perdón por mi canto de sirena. Mucha gente se taparía los oídos al oirme pero tú decidiste que la melodía merecía la pena aunque nuestra colisión consistiera en madrugadas perdidas revisando mentalmente las cadencias.
Nos hemos querido a escondidas, en plena luz del día y con toda la fuerza del mar. Igual de efímero que una ola que lo da todo por llegar a la orilla.

Yo he sido la arena que absorbe toda la humedad hasta que dudas de si alguna vez hubo gotas de agua en su superficie. Pero las marcas de sal no mienten. Las rocas cuentan la historia de una marea alta que humedecio los riscos mas puntiagudos y los valles mas profundos. Sobre todo los valles más profundos.

Pasión de miradas furtivas, de palabras en un idioma que no es el propio. De encontrarse a mitad camino entre nuestras lenguas, a mitad camino entre la cocina y tu cama. De dormir en tu cama pero no contigo. De dormir contigo pero sin usar la cama. De dormir pegados con nuestros alientos entrelazados tejiendo un futuro de lana que pica porque nunca será real.

De una puta hamaca en mitad de un bosque de lo que pensamos que eran pinos. De andar descalzo un kilómetro sobre pinchos solo para hacer la siesta juntos.

No hay indicios aún de que tu barco naufragara por mis ojos cambiantes pero se presienten tormentas. No me voy a disculpar por disfrutar de tu presencia sin consecuencias. Ojalá no haya consequencias. No más allá de no poder escuchar ciertas canciones sin pensar en ti.

Has sido la primera persona de la que me podría haber enamorado otra vez.¿Por qué no? Porque me dijiste que no podía, porque me dije que no debía.

Así de simple.

Publicado la semana 95. 24/10/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
II
Semana
43
Ranking
0 29 0