12
Just-a-tornado

Escribir(te)

Desde que ya no existen tus ojos solo busco otra distracción que me mantenga despierta un rato más. Quizás un mensaje sin sentido más, quizás un nude indiferente, quizás una partida de solitario que se ríe de mí. Huyo del mañana intentando una estancia permanente en la madrugada sin saber que el futuro se precipita con prisa en mis ojeras.

El gotelé de mi pared se parece cada vez más a las constelaciones marrones de tu piel y entre suspiros entono tu risa arítmica. Quiero bailar en ella, quiero que me duela la barriga de imitarla y saber que en esas muecas que me haces se esconde la felicidad pura.

Te quiero de una manera que el diccionario no puede describir y en una época en la que el amor de marca blanca pasa de mano en mano en la plaza municipal y se intercambia por tres cromos y una chapita. Te echo de menos tanto que quema por dentro. Mi sangre es pura lava y mis ojos un volcán. Perdóname si te digo que te odio por marcharte, pero no puedo echarle la culpa a Dios si no creo en él.

Eras una estrella y aunque fueras fugaz, dejaste una gran estela en el cráter de mi corazón. No hablo de polvo de hadas ni hechizos mágicos, simplemente tu cara junto a la mía.

Solo quiero escuchar tu voz una vez más diciéndome que estoy loca por la última tontería que he hecho. Quiero volver a estorbarte mientras cocinas pero llamarlo ayudar y ver nuestras series en el sofá.

Sabes que nunca digo adiós cuando me despido de alguien, el "hasta luego" suena menos definitivo. Sin embargo, esta vez sí.

Adiós.

Publicado la semana 64. 20/03/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
II
Semana
12
Ranking
0 74 0