10
Just-a-tornado

El mejor puto año de mi vida

Enero es anunciado con solos de trompeta pero la melodía susurra emboscada y solo se ve la cuesta elevada de una montaña que es un acantilado traicionero.

De febrero se dice que vive en un mundo de rosa pero las ojeras moradas demuestran que el daltonismo tiene una dulce ironía que no huele a rosas precisamente.

Marzo es mes de ilusiones, soñando con amistades olvidadas y mirando como el frío que odiabas desaparece, llevándose una parte de ti.

Abril no pregunta, entra sacando la puerta de sus goznes y se va igual de rápido, dando un portazo.

Mayo es delicado y entre sedas se envuelve pero cuando abres la caja de Schrodinger siempre tiene una fea grieta.

Junio se presenta como el mesías de un Dios agnóstico que no cree en sí mismo, milagros remilgados y algo de euforia cuando el agua se transforma en vino.

Julio es dulce pero como los perfumes caros, viene en dosis pequeñas y te deja un regusto que ningún otro aroma puede igualar sin dejarme un riñón en el camino.

Mis agostos se pelean por apoderarse de mi alma, taladran recuerdos para mi hibernación durante los septiembres.

Septiembre es una nueva vida cuando no queda casi año y sentir que perteneces a los días soleados que ahora se pueblan de lluvia.

Octubre se presenta con un apretón de mano fría metida en la espalda con alevosía porque vives en un mundo tejido por los hilos rojos que conectan a la gente y tú eres un callejón sin salida.

Noviembre no es nadie, se pierde entre la multitud y solo nos acordamos de él cuando queremos una estrella fugaz con olor a esperanza.

Diciembre es cuando dejaste de rezar y la madrugada se volvió solo una parte más del día.

Publicado la semana 62. 04/03/2021
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
II
Semana
10
Ranking
0 89 0