45
Just-a-tornado

Microrrelatos

MUERTE

Por fin la vacuna del malvado virus había sido descubierta, aparecía en todos los telediarios como símbolo de esperanza tras estos tiempos oscuros. En una cueva alejada de toda civilización, una reunión de robots maldecían a la traidora tecnología que había ayudado a la milagrosa médica que curaba a miles por segundo. El líder liberó al murciélago culpable de todo y se dirigió al resto de sus compañeros:
-Los humanos se han librado por esta vez, nuestro sabotaje no ha funcionado pero pronto su reinado habrá terminado.
Ellos respondieron con un grito de guerra en código binario: 01001101-01010101-01000101-01010010-01010100-01000101

 

 

Te quiero (llamar)

-Te quiero, te quiero, eres lo mejor que me ha pasado en la vida. Por favor, sal conmigo.
Pablo dejó resbalar una lágrima ante estas palabras de amor. Siri se cansó de repetirlas y un pitido agudo devolvió al pobre enamorado a la realidad. Esa frase nunca sería dicha por su amada en vez de una máquina que lo leía como si fuera la lista de la compra.
-Carlota...-susurró él.
-Llamando a Carlota-anunció Siri, celosa.
Estaba cansada de ser la última opción, ¿acaso no se daba cuenta de que temblaba cada vez que tocaba su pantalla?

 

 

Tictac

"Te has despertado cinco veces esta noche" rezaba la pantalla de su moderno reloj de muñeca. Tras coger las saltarinas tostadas del tostador y calentar su leche en el microondas, abrió la nevera para elegir con que deleitarse hoy. Mientras miraba el queso escuchó el silencio de palabras y se dio cuenta de que estaba rodeado de máquinas pero no había ninguna persona a la vista. Ningún corazón cerca suyo, incluso el suyo empezaba a sonar más a un tictac que a un pulso humano.

Publicado la semana 45. 04/11/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
45
Ranking
0 30 0