42
Just-a-tornado

Pensamiento a la caza

Mi mente ha decidido no parar de correr pero está en las cintas del gimnasio y no llega a ningún lado. Solo se le cansan las neuronas y se traga telediarios que no le interesan por mirar a la tele en vez de a la pared de cemento. Le dicen que disfrute la vida, que haga un sudoku, que pruebe aromaterapia pero hay mucha contaminación dentro y respirar hondo sabe amargo.

Mis axones cerebrales deciden hacer yoga pero no se les da muy bien estirar y acaban con calambres y muy enrredados. Los nudos duelen y me hacen tocarme la frente, ¿tendré fiebre o será la postura del árbol?

Dicen que el ejercicio es bueno para el cuerpo pero mi mente difiere porque no le gustan los colores de los moratones en su cerebelo. Los morados le recuerdan a la falda que llevabas tanto y que era nuestra favorita. Me castiga con una maratón de pensamientos negativos que me matan antes de llegar al kilómetro 35.

Me gustaría poder sacar mi mente a pasear por el bosque y abandonarla para que pueda buscar su casita de chocolate que comerse en vez de que yo siga comiendome la cabeza. Hansel y Gretel estarían encantados de tener compañia y yo de poder dormir una noche a solas sin el monstruo debajo de mis párpados. Llamo a papá para que compruebe que no estás en el armario pero en cuanto la luz se va vienes y me convierto en la niña pequeña que no grita lo suficientemente fuerte como para que nadie la oiga.

Sacadme de mi cabeza, creo que quiere matarme.

Publicado la semana 42. 18/10/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
42
Ranking
0 21 0