24
Just-a-tornado

Si te llamo nube no me llores encima

Estas son las primeras palabras que escribo en esta vida. Ya van cuatro de siete existencias pero espero que esta dure algo menos porque esto de ser gata es muy cansado. Todo el día al sol, sin tener ideas y maullándole al folio en blanco de la luna hasta que mi boca solo sabe a queso pero no hay nada escrito.

Busco inspiración y me lleva ganando al escondite cinco años pero nunca quiere pagar ella, dice que le debo dinero de lo último que escribí pero yo repito que no me acuerdo.

Esa persona que escribió el último relato no soy yo, porque estas manos no saben encarrilar dos palabras seguidas coherentemente y menos llegar al otro lado de la pantalla.

Paseo por las calles por las que no transito jamás para ver si la imaginación se esconde en el único chino en el que no he entrado nunca en esta ciudad. Mi cola intenta ser atrapasueños pero solo llega a matamoscas y se acumulan en mi pelaje los cadáveres de ideas que en un principio parecen buenas pero que en papel se vuelven ranas.

La culpa de todos mis males literarios la tienes tú, sí, tú. Tú, a quién aseguro querer y con quien me paso horas soñando. Ese es precisamente el problema, te quiero tanto, te pienso tanto, te sueño tanto y te imagino a mi lado tanto, que mi fuente se ha secado. Ya no me queda agua para nutrir los surcos de mis versos y mis desdichadas y abandonadas plantas sollozan lágrimas de arena que solo intensifican su tormento.

Eres una nube que nunca llueve pero que me cubre el sol que necesito para crecer y soy yo un gato enano que pasea por las calles vacías. Si ya tengo todas las maravillas que quiero cuando estás a mi lado, ¿para que buscar los lugares fantásticos que me promete la literatura?

Si estoy enamorada ya no escribo en papel porque mis dedos solo quieren trazar palabras amables en tu piel. No me gusta escribir de amor porque me parece un cliché, todos lo experimentamos y ya se han hecho suficientes canciones sobre eso. Solo quería ser un gato que cascabelea por todos los rincones pero ahora te persigo a ti, mi Jerry. El amor está presente siempre, idea innata pero no universal, cada uno tenemos una forma de verlo, sentirlo, expresarlo y sufrirlo.

Contaré nuestra versión y quizás así se me vaya el bloqueo.

Publicado la semana 24. 14/06/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
24
Ranking
0 22 0