16
Just-a-tornado

Tú, te, tus y ti ya no suenan igual

Tus labios vuelven a ser solo labios y tú, la segunda persona del singular en vez del sujeto de mis pensamientos.

Ya no despiertas algo adormecido en las esquinas de mi ser.

Las tres míticas palabras que se esconden detrás de todos los poemas de amor me susurran que son una de las miles combinaciones que se pueden formar con varias letras como la t, e, q, u, i, e, r y o.

Mi pecho dice que le gustaba cuando estaba vacío porque el viento hacía un ruido muy bonito al atravesarlo.

Al viento le gusta que ya no envidie que puede tocar tu piel y mis huellas dactilares solo quieren dejar marcas en mi renovación del DNI.

Mi identidad vuelve a ser individual y las citas son solo las reproducciones de lo que alguien dijo o escribió alguna vez.

Ya no escribo sobre ti y recuerdo porque odio el rosa.

El rosa es solo el rojo echado a patadas por el blanco y mi sangre tiembla en mis venas, pero ya no es por ti.

Por ti áun movería montañas, pero quizás te las dejaría caer en un pie. Por ti aún cruzaría mares, pero quizás me esperarías en el lado que dejo.

A ti te importo pero yo me exporto fuera de tu cama.

¿Por qué?

¿Por qué vuela la golondrina al final de noviembre si no es por ansias de un nuevo mundo aún sin habitar? Hay quién dice que es por el frío, pero yo no le temo al invierno sin ti.

No hay una razón más allá de porque no las hay para quedarme, he aprendido a darme calor con mis (a)brazos.

Y sonreir sin responder un nombre cuando me preguntan: ¿quién es el motivo?

Publicado la semana 16. 15/04/2020
Etiquetas
boom boom ciao_Rayden , Cuando despiertas con resaca
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
16
Ranking
0 85 0