05
José A. Guerrero

Relatos del Nexo: Quiromancia

―Tu futuro está marcado por la desgracia, hija mía, lo he visto en la luz de tus ojos. No eres una Dorada como cualquier mujer que habita el Nexo, eres una princesa que todavía no comprende cuál es su lugar. Una noche de estas despertarás con náuseas, y correrás al baño a vomitar, ese Rojo que te acompañará en la cama se preocupará por ti y correrá a asistirte temiendo lo peor. Pero tú y él sabrán la verdad ni bien ese mal trago termine, él te tocará el vientre y sonreirá; y tú tomarás su mano y lo abrazarás.

»Por más jóvenes que sean, y vivan un amor prohibido, me temo que la separación que tendrán será inevitable. Solo puedo hablarte de ti, porque al no estar él presente aquí mismo, no puedo deducir cuál será su final. Sé que es difícil lo que te digo, porque sé que genuinamente tú lo amas, y para alegrar tu corazón, doy fe que él también lo hace. Pero el amor que ambos se tienen no será aceptado por tu familia, y lo sabes de sobra, princesa. Tu padre rugirá órdenes a sus soldados para que le den caza a tu amante, y los perseguirán hasta la frontera en la que tú y él se refugiarán, donde creerán que estarán a salvo, pero no será así. Una noche los Dorados llegarán con antorchas y sus armaduras brillantes resplandeciendo con la luz del fuego. Ese Rojo sabrá que no hay escapatoria para ambos, así que te pedirá que te marches con el niño recién nacido. Sí, princesa, parirás a tu hijo, y será un niño fuerte, pero no hace falta que te diga que es un Hijo del Pecado, y como todo Hijo del Pecado, está condenado a muerte por la ley que rige en nuestras tierras. No puedo decirte cual es el destino del niño, porque él todavía no está aquí, por más que vaya a ser tu heredero de sangre y alma.

»Esa noche nunca la olvidarás, doy fe de eso, y a partir de allí vivirás huyendo, haciéndote cargo del niño. Logro ver que abandonarás el continente, lo que para ti significará la renovación de todas tus esperanzas. La línea de tus manos no marcan tu deceso en ningún momento, princesa, y por esa razón cuando salgas de mi tienda pensarás que escaparte con el Rojo es la decisión correcta. Solo me queda advertirte que cuando abandones tus tierras dejarás de ser alguien de renombre, te convertirás en una Dorada como cualquier otra, una simple mujer. También debo agregar que cuando dejes atrás a tu reino y a tu gente, tu vida se volverá caótica y tormentosa, más si llegaras a poner un pie en el Imperio Dalaryn. La decisión de tu futuro está contigo, y se trazará según lo que decidas hacer ni bien abandones la tienda de esta anciana.

La princesa dejó el oro sobre la mesa y se fue con más dudas que certezas.

Publicado la semana 5. 27/01/2020
Etiquetas
Fantasía , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
05
Ranking
7 121 0