47
José A. Guerrero

Verdades saladas

Aclaración: Estos versos pertenecen a Valtpier Lamond, uno de los bardos más reconocidos de Lutheia y con el que la protagonista de la saga que he escrito hace un par de años tiene un encuentro casual en la Plaza de la Fuente de la ciudad de Palitts.

 

En las aguas del oeste las criaturas marinas abundan, y la supremacía del kraken es digna de un rey. Los estandartes de Lassiev con su viva imagen se bordan, y los pueblos de Turanbhar respetan su ley.

En tiempos pasados un sacerdote enloqueció, y desde la orilla a las profundas aguas se sumergió. Solo que no murió como era de esperarse, más bien ascendió cual ser divino y como el primer rey logró alzarse.

Crantigos Wilthren era su nombre, y su linaje todavía perdura, más de un milenio ha pasado y sus herederos todavía ocupan el trono. ¿Cómo es posible que no haya habido nadie que los cuestionara? La respuesta es una incógnita para la perpetuidad del unísono.

Sangriento ha sido el desenlace de un último banquete real, pues allí el rey y la reina perecieron al igual que cientos de sus fieles. No solo el reino llora sus muertes, sino que teme por una princesita y su final, de la que únicamente saben la verdad los abetales.

Publicado la semana 47. 16/11/2020
Etiquetas
Fantasía , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
47
Ranking
3 67 0