38
José A. Guerrero

Relatos de Lutheia: Erathiel

―Esto es una locura, no podemos enfrentarlos solos.

―Si no hacemos algo toda esta gente perecerá ante ellos.

―Por favor, Erathiel, tenemos que irnos de aquí.

―Somos paladines de la Orden de la Luz, Felwynd, hicimos un juramento.

―Haz lo que quieras, yo me voy…

―No seas cobarde y lucha a mi lado.

Felwynd le desvió la mirada y comenzó a correr hacia los establos, ella lo perdió de vista y volvió a posar sus ojos en la hoguera en la que se reunieron los brujos junto a todos los aldeanos que tomaron de rehenes.

La noche era fría y oscura, lo único que se oía era el aullido del viento y un murmullo muy a la distancia.

―¡J’kus bendícenos! ―rugió la multitud.

Erathiel dudó en seguir avanzando en las penumbras del callejón en el que se encontraba, pero su deseo de salvar a los niños inocentes que comenzó a oír llorar fue la que la hizo continuar caminando con cautela. Cuando fue alcanzada por el radio de luz y tuvo un panorama mucho mayor de la situación con la que se enfrentaba, comprendió que Felwynd siempre tuvo razón, no había nada que hacer. Había cadáveres desmembrados que estaban clavados en cruces de madera y niños muertos a los que les habían abierto la garganta, mientras que un par de hombres violaban a una niña.

Al contar que eran más de veinte los seguidores de Jharikus envainó su espada y con lágrimas en los ojos por la impotencia que sentía se dirigió a la oscuridad del callejón pensando en que debía regresar al campamento de la Orden para solicitar ayuda, aunque sabía muy bien que para entonces sería demasiado tarde.

Publicado la semana 38. 14/09/2020
Etiquetas
Fantasía , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
38
Ranking
3 96 0