37
José A. Guerrero

Relatos de Lutheia: Atherion

Bajo esa noche gélida el brujo se dirigió al cementerio en el cual sabía que yacían los restos de uno de sus maestros. Dejó la lámpara de aceite junto a la tumba que encontró unos minutos más tarde de su llegada y reposó una de sus manos sobre la lápida mientras ponía los ojos en blanco al entrar en un trance meditativo.

Al percibir el peligro aproximándose dio un salto hacia atrás y la lápida se partió a la mitad luego de que recibiera un hachazo.

―No soy tu enemigo, Shaadhun.

―¿Qué es lo que quieres, humano? ¿Por qué osas perturbar la tumba de mi amo?

―He venido a buscarte, necesito un demonio como tú a mi lado.

―¿Y por qué haría un pacto contigo?

―Porque puedo liberarte de este sitio que te aprisiona.

―Primero debes vencerme, ¿lo sabes?

―Por supuesto, no me esperaba menos de ti ―sonrió con soberbia.

El demonio cargó contra el brujo y lanzó un nuevo hachazo con un ataque de barrido que partió a la mitad más lápidas. Durante varios minutos Atherion se dedicó a eludir ataques y a retroceder hasta llegar al punto en el que pensaba subyugarlo.

―¿Solo huyes, humano? ¿Así crees que me dominarás?

―¡Ahora! ―rugió y una llamarada salió a las espaldas de Shaadhun hasta impactarlo. Ante los gritos de dolor del demonio, un diablillo corrió a gran velocidad entre las lápidas y se aferró de sus hombres para enterrarle las garras y los colmillos en su piel rojiza―. Creo que ya es momento de realizar el pacto.

―¡NO! ―bramó Shaadhun al quitarse de su espalda al diablillo para reventarle la cabeza con una de sus enormes manos―. ¡TÚ NO PUEDES DOMINARME! ¡TODAVÍA NO HA NACIDO NADIE EN ESTE MUNDO QUE PUEDA HACERLO!

―En eso te equivocas ―le apuntó con una de sus manos, murmuró unas palabras del magi oscuro y una estela lumínica violácea comenzó a envolver al demonio que se retorcía de dolor mientras intentaba liberarse de las ataduras que lo sometían―. Yo soy Atherion Black, un fiel seguidor de tu padre que te fuerza a realizar el pacto. Niégate a servirme y te juro que me apoderaré de cada fragmento de tu alma.

―Estoy para servirte, amo…

Publicado la semana 37. 08/09/2020
Etiquetas
Fantasía , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
37
Ranking
3 56 0