27
José A. Guerrero

Relatos de Lutheia: Iggor

―Hay algo que necesito hablar con usted en privado ―le dijo un joven que apareció junto a la anciana que conversaba a diario luego de dar las oraciones.

―Estoy ocupado en estos momentos, si se trata de esa amante que tienes…

―¡No se trata de eso, Iggor! Es algo muy urgente de lo que tienes que estar al tanto cuanto antes porque necesito tu ayuda.

―¿De qué se trata?

―Es necesario que sea en privado.

Cuando el sacerdote se despidió de la anciana caminó hasta una de las puertas internas del templo que daba con la cocina y esperó a que el joven se acercara.

―¿Y bien? ¿Cuál es esa urgencia de la que hablas, Ben?

―Acabo de encerrar a dos poseídas en la despensa de mi casa.

―¿Es una broma?

―Ojalá lo fuera, pero es cierto.

―¿Cómo es que…?

―Las encontré anoche en la calle cuando terminaba de salir de una herrería, pero en aquel entonces no estaban poseídas, solo eran dos jovencitas que parecían estar mareadas y descompuestas. Las asistí y las llevé hasta mi casa, les di comida y una habitación en la que pudieran descansar y cuando desperté ya no eran las mismas.

―¿Cómo es que sabes lo que es un poseído? Se supone que…

―No importa cómo lo sé, digamos que he oído historias de brujos que practican magia negra con las personas que secuestran, pero jamás me imaginé que ellas…

―¿Alguien más lo sabe?

―Solo tú.

―Debe quedarse así, ¿entiendes? Si en Palitts llegaran a enterarse…

―Comprendo, ¿y qué se supone que haga con ellas?

―Esperaremos a que caiga la noche, una vez que todos en la ciudad duerman iré a tu casa y me encargaré de traerlas hasta el sótano del templo.

―¿No es mejor matarlas allí mismo? Si llegaran a mordernos…

―Tomaré los recaudos necesarios, ahora vuelve a esa despensa y asegura bien la puerta con todos los muebles que encuentres, ¿entendido?

―Por supuesto, lo veré en la noche.

Publicado la semana 27. 29/06/2020
Etiquetas
Fantasía , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
27
Ranking
3 78 0