25
José A. Guerrero

Relatos de Lutheia: Gregor

―Pasaron años de la última vez que te vi, Gregor ―le dijo una mujer que en el pasado fue su compañera de viajes cuando ambos eran jóvenes aventureros―. ¿Cómo te está yendo con la posada? Se nota que tienes concurrencia, ¿eh?

―¿A esto llamas concurrencia? Esto no es nada en comparación a los primeros años que abrí habiendo seleccionado esta zona estratégicamente.

―¿Y qué fue lo que pasó?

―Muchas cosas, pero a grandes rasgos podría decir que me iría mejor si un hijo de puta no hubiese abierto su propia posada a pocos kilómetros de aquí ―le alcanzó una jarra de madera con la cerveza roja que sabía muy bien que le gustaba―. El camino Real era todo mío antes de que él llegara, ahora solo debo conformarme con la mitad de huéspedes que tenía habitualmente.

―¿Ya has probado hablar con él?

―Lo intenté pero me echó diciéndome que me vaya acostumbrando, porque él y su familia iban a quedarse allí por el resto de sus vidas.

―¿Y si sus vidas fueran más cortas eso no te beneficiaría?

―¿Hablas de matarlos? Yo no soy así, ni siquiera tendría el valor para hacerlo.

―No hace falta que tú seas el que dé la estocada final, yo conozco a un par de sujetos que podrían ayudarte con este asunto.

―Debería pensarlo.

―Piénsalo tranquilo, en los próximos meses estaré recorriendo esta zona para vender las especias que mi hermano ha traído de Amunrrath.

―Así que ahora te dedicas a eso, ¿eh? ¿Quién iba a decirlo?

―Ya estoy un poco oxidada con mi esgrima.

―¿Qué pasó con ese conde que te tenía bajo su servicio?

―Murió de vejez hace poco y nadie más de su familia me quiso a su lado.

―Que las Espadas Quebradas se los carguen a todos.

―Seguramente así sea.

Publicado la semana 25. 16/06/2020
Etiquetas
Fantasía , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
25
Ranking
3 114 0