50
Humbert Monroe

Rodolfo el…

Al amanecer, me desperté y de inmediato observé la estrella roja en la punta del árbol, las luces de colores titilaban, Rodolfo el reno, sonaba como disco rayado que perturbaba mis sentidos. Intenté desconectar el cable, pero, la resaca me impidió levantarme. Acostado sobre la alfombra, en medio de mis dos primas, recordé los juegos, las apuestas y todas las botellas de tequila que habíamos consumido algunas horas antes. Catalina y Daniela, ya no eran las intocables, ni las más finas de la familia, tampoco las más intelectuales. Solo eran dos jóvenes hermosas, que dormían desnudas junto a mí.  

 

Publicado la semana 50. 13/12/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
50
Ranking
0 111 0