49
Humbert Monroe

Xenofobia

Los días transcurrían alegres, en mí fundación. Me dedicaba al altruismo, a compartir con los más necesitados, sobre todo con los migrantes que invadían las calles de la ciudad.

Recibía donaciones y aportes de personas de buena voluntad que colaboraban con mí causa. También realizaba eventos como: banquetes, rifas, bingos y demás actividades que permitieran recaudar fondos.

Yo mismo entregaba mercados, ropas, zapatos, abrazos y sonrisas. Las entrevistas para diferentes medios de comunicación, también eran parte de mí rutina. En algunos periódicos fui llamado filántropo.

Servir al prójimo era la razón de mi existir, pero en las noches de luna llena, por algún efecto diabólico que no comprendía, salía a asesinar precisamente a esos extranjeros que tanto amaba.

Publicado la semana 49. 05/12/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
49
Ranking
0 115 0